Invitadas: Los vestidos infinitos de Donna Karan

La diseñadora nos da la respuesta definitiva al clásico 'que me pongo' antes de un enlace

¿Cuántas veces te has visto delante del armario, rompiéndote la cabeza para encontrar el outfit de invitada perfecto, y que nadie se dé cuenta de que repites éste o aquél modelito? Si tu agenda de bodas está tan apretada como suponemos a medida que se acerca la temporada alta nupcial, es probable que, para muchas, escoger el look idóneo para cada ocasión pueda convertirse en un auténtico puzzle, donde los complementos suelen convertirse en la clave fundamental para darle un aire totalmente distinto a ese traje que ya te has puesto una y mil veces... Hasta ahora.

No sabemos si será por la tan temida recesión económica o, simplemente, para darle un aire totalmente distinto a su colección crucero 2010, pero la diseñadora neoyorquina Donna Karan parece haber dado con la solución al eterno problema del 'que me pongo' que todas las invitadas a una boda se han planteado alguna vez. El Infinity Dress, o 'vestido infinito', parte de la idea del clásico little black dress, con un traje-jersey elaborado en rayón y spandex (dos tejidos que se ajustan y adaptan a la figura a la perfección), y propone un modelo que se transforma una y mil veces, dependiendo de lo que necesites en cada ocasión. Un cruce por aquí, un frunce por allá, y un sencillo vestido camisero se transforma en un traje de noche. Strapless o con escote halter, mini, a la rodilla, o largo hasta los pies. El truco: dos lazos ajustables, que hacen las veces de cinturón, mangas o tirantes. ¿Te atreves a darle una (o diez) oportunidades?

Más sobre

Regístrate para comentar