S.O.S. BELLEZA: ¿qué hago con mi pelo corto?

Lucir una melena por encima del hombro no está reñido con el clásico 'look' nupcial

Es chic, es retro, está de moda y además es mucho más sencillo y práctico que cualquier otro corte. El pelo corto, ya sea bob, garçonne o media melena, es una excelente elección cuando buscamos un look que nos permita estar perfectas en el día a día sin quitarnos horas y horas cada mañana, secador en mano. Sin embargo, cuando llega la hora de dar el 'sí quiero', el pelo corto puede suponer un problema y una gran duda para las novias: ¿queda realmente bien con el velo? ¿y si quiero hacerme un recogido clásico?

El pelo corto puede estar a la altura de una melena de varios centímetros, siempre y cuando partas de una premisa fundamental: lo más importante es que te veas guapa, y para eso necesitas un corte de pelo que se ajuste a la perfección a tus facciones, te favorezca, y resalte tus puntos fuertes, ya sea la mirada, la línea de los hombros o la sonrisa. Por eso, una vez definidos la forma y el color del cabello, es importante que decidas qué quieres lucir sobre él. Aunque el pelo corto no está reñido con el velo, sí es cierto que otros complementos, como las tiaras, los broches de cristales o los tocados, pueden compensar y lucir mejor sobre un peinado corto que sobre un gran recogido. No olvides que el verdadero truco a la hora de dar con un look de novia perfecto es el equilibrio: saber compensar la figura desde el peinado hasta la falda, pasando por el escote, el cuerpo y los hombros.

Y si el velo es el punto débil del pelo corto, las joyas son el fuerte: a diferencia de lo que ocurre con los grandes moños italianos o los recogidos en la nuca, con el pelo corto el cuello y las orejas quedan completamente despejados, por lo que es una oportunidad de oro para lucir esa preciosa gargantilla familiar o los pendientes de brillantes de tu pedida, sabiendo que van a destacar y a lucir mejor que nunca. Los looks: nuestros favoritos pasan por las clásicas ondas al agua, de aspecto vintage, los despeinados casual, las cintas hippies con aplicaciones de Swarovski, las tiaras, y las flores naturales.

Y si aún así tú lo que quieres es olvidarte del pelo corto y lucir una espectacular y espesa cabellera en tu boda, por supuesto siempre está la posibilidad de añadir extensiones al cabello: los centros de estética profesionales disponen de excelentes implantes de cabello sintético (más económico) o natural, que se fijan discretamente a la raíz, y mediante lavados de color, se fusionan a la perfección con tu propio corte de pelo, dejándote con una larguísima y lustrosa melena.

Más sobre

Regístrate para comentar