¿Sueñas con un auténtico vestido de novia 'vintage'?

Te damos las direcciones clave para que hagas de tu boda un auténtico viaje en el tiempo

Ya seas una novia apasionada de los secretos y tesoros de los mercadillos de antigüedades o simplemente busques un look diferente para tu gran día, lo cierto es que el espíritu vintage ha inundando el universo de los vestidos de novia, con trajes que parecen diseñados especialmente para ti. Creaciones que nos trasladan a diferentes épocas históricas, que muchas veces rozan la alta costura por lo delicado de sus tejidos y la laboriosidad de patrones. Desde los looks lady de los años cuarenta y cincuenta hasta la invasión de las perlas en los locos años veinte o un viaje en el tiempo al corazón del siglo XIX... ¿Quieres un look vintage para tu boda? Te damos las mejores opciones.

El arcón de la abuela. La tradición de llevar el vestido de novia de nuestras madres o abuelas en el día de nuestra boda parece algo desfasada, aunque cada vez son más las novias que rebuscan entre los tesoros de la familia para dar con esa joya antigua o ese velo de encaje que espera paciente en el fondo de un armario. Si quieres lucir un vestido familiar pero lo encuentras pasado de moda, tranquila: los clásicos talleres de costura están más que acostumbrados a darle nueva vida a vestidos antiguos sin que pierdan un ápice de su encanto. En Heirloom Couture, con base en Londres, se especializan en restaurar vestidos de novia y adaptarlos a los nuevos tiempos, personalizándolos y añadiendo todo tipo de exquisitos detalles a su diseño. Además, cuentan con un servicio de búsqueda de complementos donde prometen dar con 'ese' par de Manolo’s o unos exclusivos pendientes de zafiros de Schiaparelli. ¿Te animas a hacer una escapada a la capital británica?

Boutiques especializadas. No es fácil encontrar un vestido de novia con más de cincuenta años de antigüedad que se ajuste a un patrón contemporáneo, sea bonito y además esté en buen estado. Aún así, cuando damos con uno se considera una auténtica joya: un vestido de estas características es único en el mundo, no forma parte de ninguna colección y además posee una historia de la que carecen los vestidos pre-diseñados o incluso los de costura. Nuestras direcciones favoritas: The Vintage Wedding Dress Company, donde encontrarás una magnífica colección de cincuenta vestidos que datan desde la época victoriana hasta los años setenta en perfecto estado y traídos desde todos los rincones del mundo.

Novias anónimas, con vestidos de los años 20 y 50.

Y si no te convence, pásate por The Frock, donde disponen de una selección de ensueño de auténticos estidos vintage de grandes firmas a precios no muy desorbitados (aunque no incluyen los ajustes ni el taller), o completa tu look con un velo a juego en A Vintage Wedding.

Creaciones vintage de Lanvin y Givenchy, disponibles en The Frock. 

Colecciones vintage. Y si quieres un vestido completamente nuevo pero que tenga toda la esencia de los trajes de novia de antaño, no te pierdas nuestros visores con las colecciones que se vieron en la pasada edición de Pasarela Gaudí Novias, Cibeles Madrid Novias o la Semana de la moda nupcial de Nueva York de cara a 2010: colecciones como la de Rosa Clará o Pronovias se inspiran en décadas pasadas para darle a tu boda ese toque distinto que buscas… Hazte con el tuyo, complétalo con joyas art-decó y… ¡sueña!

Carolina Herrera Bridal, colección 2010.

Más sobre

Regístrate para comentar