El día de la boda: 'beauty kit' de supervivencia

Equipa a tus damas de honor con todo lo que necesitas para que tu día sea ¡perfecto!

Las novias todoterreno son aquellas que está preparadas para todo tipo de imprevistos: botones que se descosen, maquillaje que se cuartea, calores imprevistos... ¿Quieres saber todo lo que (puede) salir mal en la boda? Anota nuestros pequeños consejos y trucos, y olvídate de imprevistos...

Lo primero y más importante: acude a tus damas de honor. Ellas son las encargadas de hacerte la jornada más fácil, así que si tienes algún tipo de problema, ¡no lo dudes! Prepara tu kit de supervivencia con antelación, y déjalas a cargo de todo. Créenos, en más de una ocasión, ¡pueden salvarte del desastre!

Un útil imprescindible que tener a mano el día de la boda y del que muchas novias se olvidan es el espejo: el clásico espejito de mano te será de gran ayuda cada vez que quieras cerciorarte de que estás perfecta, sin tener que huir corriendo al baño. Anes de abandonar el coche, entre toma y toma de la sesión de fotos, al terminar el banquete... Si dispones de espacio suficiente, procura que tenga al menos quince centímetros de diámetro, y que por una de sus caras disponga de una lente amplificadora.

¡Horror, un granito! El mayor miedo de toda novia es levantarse la mañana del día de la boad y descubrir un indeseado granito en la frente o la mejilla. Es normal: el estrés en los días previos suele alterar nuestras hormonas, y estos desarreglos liberan más sebo del que nuesra piel puede tolerar. Afortunadamente, hoy la cosmética nos permite disimular estas pequeñas imperfecciones casi al instante. Tranquila, relájate, y haz uso de un lápiz corrector específico para este tipo de imperfecciones.

El sudor, y los inevitables brillos en la nariz, frente y barbilla, son otros de los grandes enemigos de las novias durante el ‘día B’. Para combatirlos, nada mejor que tener cerca papel matificante para pieles grasas y una brocha y polvos compactos: presiona suavemente sobre el rostro hasta que el papel absorba los brillos, y termina con un toque de polvos compactos para fijar el maquillaje e iluminar la piel. Nadie notará nada…

Maquillaje non-stop. Los labios es uno de los grandes quebraderos de cabeza de las novias: mantenerlos hidratados y bonitos a lo largo de toda la jornada, y especialmene después de la ronda de besos o tras el convite, parece una autentica misión imposible. Nuestro consejo: asegúrate de hacerte con una barra de labios igual a la que haya utilizado el maquillador para retocar de vez en cuuando, o sustitúyelo por un gloss de larga duración cuando termines la sesión de fotos.

La máscara de pestañas waterproof será una de tus mejores aliadas en este día tan especial en el que los sentimientos están a flor de piel. Claro que nunca está de más tener cerca de alguien que porte un pequeño paquete de pañuelos de papel: evitarás posibles desastres si actúas con rapidez.

¿Qué hago si se me rompen las medias o el vestido? No se trata de que hagas cargar a tus damas de honor con un costurero, así que piensa en todo lo que puede salir mal, y procura tenerlo previsto por adelantado: unas medias de repuesto, horquillas para el peinado, aguja e hilo blanco... Tu cuerpo también puede resentirse a lo largo del día, así que no olvides los sticks antiampollas, desodorante, laca y perfume en formato ‘mini’, un cepillo de viaje, bailarinas por si se nos cansan e hinchan lo pies, analgésicos y pastillas para la acidez…

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más