Barcelona Bridal Week 2010: Sonia Peña, Jordi Dalmau y Matilde Cano

Las tres firmas revolucionaron la pasarela Gaudí Novias por lo original de sus propuestas

Con una banda sonora de película sonando como telón de fondo, la diseñadora malagueña Sonia Peña presentó ayer una de las últimas colecciones que se han podido ver a lo largo de esta semana sobre la pasarela Gaudí Novias. Una colección con aires retro, que nos traslada a los mismísimos años cincuenta, cargada de detalles vintage, y con la sombra de la bellísima Audrey Hepburn sobrevolando cada una de las piezas. Vestidos cóctel en blanco y negro, que las modelos lucieron acompañadas de una simpática pareja de dálmatas, faldas lápiz, flecos, guantes de seda, pumps, broches de cristal... Para las más exóticas, no faltaron los colores vibrantes, en sofisticados modelos de sabor español, plagados de volantes, con total looks en fucsia, verdemar o azul, así como unos larguísimos vestidos de seda en corte evasée, estampados con grandes flores tropicales de múltiples colores.

Jordi Dalmau, Sonia Peña y Matilde Cano, colección 2010.

Las ingeniosas faldas desmontables de Jordi Dalmau fueron otra de las sorpresas del día: vestidos de caída amplia, con cuerpos que se anudan a la espalda emulando la corsetería clásica de novia, escotes palabra de honor y sabor vintage, la colección del modisto despuntó por su original manera de acompañar las faldas de grandes capas de tejido en diversos colores, que se separan del conjunto al gusto de la novia. Verdes y granates intensos dan vida a los clásicos marfiles, aunque fue sin duda el modelo en color rojo con escote corazón y bajo de tul en color blanco el más aplaudido, junto a una espectacular falda desmontable de tul y plumas. Junto a su desfile, además, el diseñador quiso hacer una llamada de atención sobre la precaria situación de los galgos en España, proporcionando información antes del desfile de la asociación sin ánimo de lucro, S.O.S. Galgos.

Por su parte, la diseñadora Matilde Cano mira hacia África en 2010, con una de las colecciones que sin duda han marcado esta edición de la Barcelona Bridal Week, por lo colorido de su idiosincrasia y raíces. Referencias tribales que se asoman en los colores de la tierra, como los intensos azulones, el naranja, el rojo o el fucsia, y que se anudan en torno al cuello mediante ingeniosas alhajas cuajadas de piedras, cuentas de colores, plumas o piezas de latón. No faltan, por supuesto, los prints animales, especialmente en leopardo o pitón, así como los sugerentes flecos, los motivos geométricos en oro, plata, negro y bronce, y los grandes estampados de flores y hojas en tonos ocre. Como complementos, resultan imprescindibles los pañuelos y turbantes, los fajines bordados de pedrería, los grandísimos pendientes repujados y los brazaletes grabados. La ex Miss España María José Suárez cerraba el desfile con un único y sofisticado vestido de novia, plagado de volantes y collares de cuentas.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más