Imagen 17/28
Antonio David pierde el duelo contra Adara Molinero en una noche llena de confesiones

Antonio David pierde el duelo contra Adara Molinero en una noche llena de confesiones

Noche emocionante en Guadalix de la Sierra. El duelo entre Antonio David Flores y Adara comenzaba con unos porcentajes ciegos muy ajustados: 55,9% frente a 44,1%. Sin embargo, antes de la ceremonia de expulsión se vivieron algunos momentos que, sin lugar a dudas, marcarán la recta final del concurso. El padre de Adara, Jesús Molinero, subió a la casa de Gran Hermano para hablar con su hija, a quien no dudó en contarle el gran revuelo que ha causado fuera su relación con Gianmarco: "Hay un pequeño problemilla. Por esto de aquí – decía señalando a su micrófono- se escucha todo". Ante esta situación, Adara acabó rompiéndose y confesando que no había sido intención suya y que no había podido evitar controlar sus sentimientos. "Tengo miedo, no quería hacerle daño, necesitaba hablar con él primero porque tenemos un bebé. Estoy en shock. No sé qué ha pasado, ni cómo ha pasado. No sé lo que siento, cuando salga necesito aclararme. Esto ha sido muy fuerte para mí. Empezó así, poco a poco… Madre mía, madre mía… No sé qué hacer. Ha pasado sin quererlo, yo no quería", decía completamente afligida, pero a la vez liberada. "Me ha venido así y no lo puedo controlar. Pido mil perdones, no he querido hacer daño a nadie pero no puedo controlar mis sentimientos. Pero la confesión de Adara no quedó ahí y la concursante acabó realizando duras y contundentes declaraciones sobre lo que sentía. "Por una parte me alegro, porque llevo tiempo aguantándome. No sé si estoy enamorada de Gianmarco y no sé si quiero seguir con Hugo porque me he dado cuenta aquí de que había cosas que no iban bien, pero tampoco sé si tienen solución. Antes de entrar aquí no era feliz. Que me perdone si le hace daño mi respuesta, pero no lo era". VER NOTICIA >>

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie