Imagen 3/20
'Marta tiene un marcapasos', el musical de Hombres G, llega a la Gran Vía madrileña

'Marta tiene un marcapasos', el musical de Hombres G, llega a la Gran Vía madrileña

El marcapasos ya ha echado a andar, el picapica aguarda a ser espolvoreado y el jersey veneciano a rayas salta del armario ante el inminente estreno del musical de los Hombres G, un espectáculo concebido, como sus canciones, para pasárselo bien. "Queríamos algo distinto, igual que hicimos en nuestra carrera. La filosofía es que la gente venga a disfrutar durante dos horas y media y salgan con una sonrisa", comenta a EFE Dani Mezquita, guitarrista de la mítica banda madrileña, que fue objeto de pasiones descontroladas en los años 80 a este y al otro lado del Atlántico. Marta tiene un marcapasos, título del musical, levanta el telón el próximo 10 de octubre en el madrileño Teatro Compac Gran Vía. Estos días, allí todo son prisas y nervios entre arena de playa para integrar las distintas partes de la obra, que comenzó a gestarse hace cuatro años cuando Mezquita, David Summers, Rafa Gutiérrez y Javi Molina dieron el "sí" a la propuesta. "Son nuestras canciones, nuestras hijas", argumenta el expectante guitarrista, que se ha coordinado con sus compañeros para que todos los días haya habido al menos un "hombre G" con la vista puesta en el proyecto, de la selección de actores al texto. Así ha sido desde que se aprobó el borrador del argumento, que cuenta cómo la Marta del título, una adolescente recién llegada a España procedente de México, encuentra a su padre, un antiguo hippie que montó un chiringuito en la playa, además del amor y a sí misma. ¿El problema? La joven sufre una afección cardíaca y no puede emocionarse. El director de la obra, Borja Manso, se encargó de desarrollar la idea de Andreu Castro, alumbrando unas 20 versiones hasta llegar al guión definitivo, que interpretan Claudia Longarte, Marc Parejo, Leandro Rivera, Tony Bernetti, Rocío Madrid, Nando González y la mexicana Gloria Aura, con coreografía de Miryam Benedited y dirección musical de Isaac Ordóñez. Según relata a EFE, Manso apenas recibió un par de premisas: que se respetara su espíritu de diversión y que las canciones tuvieran una relación con lo que se venía contando. "Hay momentos en que parecen escritas para el musical", asegura Mezquita sobre los temas, que mantienen un sonido similar al del grupo. En total son 21 canciones, prácticamente todas reconocibles por el gran público, porque fueron lanzadas como sencillos en su momento, como Devuélveme a mi chica, Indiana, Visite nuestro bar, Temblando, Chico, tienes que cuidarte, Voy a pasármelo bien o la misma Marta tiene un marcapasos. "Te quiero suena muy emocionante, se convierte en algo muy de víscera", destaca el director como uno de sus momentos preferidos, mientras Mezquita se queda con la versión de Dos imanes que interpretan Nando González y Rocío Madrid. La idea de montar un musical en torno a su emblemático repertorio no es reciente. Ya se lo propusieron en 2002, cuando la banda se reunió tras casi una década inactiva. "Entonces teníamos la idea de que un musical desprestigiaba una carrera, pero después de montajes como el de Sabina, vemos gente muy válida para hacerlo", destaca el guitarrista, que considera "un honor" que exista un musical suyo y "un premio a una más que aceptable carrera de 30 años".