Imagen 4/4
El rey Felipe VI pronuncia su segundo discurso ante la ONU

El rey Felipe VI pronuncia su segundo discurso ante la ONU

Con motivo de la Cumbre de Desarrollo Sostenible, que reúne en Nueva York a 150 jefes de Estado y de Gobierno, para acordar los objetivos que sustituirán en los próximos 15 años a los Objetivos del Desarrollo del Milenio, el rey Felipe VI ha proclamado, este viernes, un discurso en el que aboga por “corregir y perfeccionar el actual modelo de crecimiento mundial, manteniendo sus fortalezas, pero también eliminando sus excesos”, y se mostró convencido del poder transformador de las Naciones Unidas para cambiar el mundo “entre todos y para todos”. Además, el rey de España aprovechó su estancia en Nueva York para reunirse con varios contactos bilaterales, como el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, reciente aún el acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC pactado en La Habana, con el primer ministro de Líbano, Tamam Salam, y con el rey jordano, Abdalá II, para analizar la situación en Oriente Medio y con el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien le reconoció la labor de España en el Consejo de Seguridad, abordó los grandes desafíos globales tratados en la cumbre. Así, en su segunda intervención ante la ONU tras la que hizo justo hace un año, el rey Felipe VI habló de la generación que cumplirá 15 años en 2030, fecha fijada para el cumplimiento de los nuevos objetivos. "Estamos aquí para comprometernos solemnemente ante los miembros de esa generación a que cualquiera de ellos pueda desarrollar sus capacidades en plenitud, sin discriminación alguna". Uno de los propósitos de la agenda aprobada en esta Cumbre es "crear riqueza de manera sostenible, devolviéndole a la naturaleza lo que tomemos de ella, porque tan sólo sus huéspedes y administradores temporales", advirtió. Y aunque reconoció los "pasos decisivos" dados con la Agenda del Milenio, no olvidó citar los grandes peligros que acechan al desarrollo: guerras como la de Siria o catástrofes naturales como la de Nepal que "pueden hacer retroceder décadas las conquistas alcanzadas". "Es esencial conseguir un desarrollo con equidad, el disfrute, real y efectivo, de derechos, y la igualdad de oportunidades para todos", enfatizó. La educación y la creación de empleo, sobre todo para jóvenes, son aspectos para él determinantes para avanzar hacia esta igualdad, así como el reconocimiento del papel protagonista que merecen las mujeres, tanto en el mundo laboral como al ejercer sus derechos sociales. Antes de terminar, el Rey español recordó el "paso de gigante" que dio el mundo hace 70 años con la creación de la ONU para lograr una comunidad de ciudadanos conscientes de su responsabilidad con sus semejantes y con el planeta.