Imagen 17/36
El número de billetes de 500 euros en circulación cae un 24 por ciento desde 2007

El número de billetes de 500 euros en circulación cae un 24 por ciento desde 2007

El número de billetes de 500 euros en circulación se ha reducido casi un 24 por ciento desde el inicio de la crisis, en 2007, y ha alcanzado el nivel más bajo desde esa fecha, 86,8 millones de billetes, que equivalen a 43.440 millones de euros, según los datos provisionales publicados hoy por el Banco de España. El número de billetes de 500 registrado en junio descendió el 1,1 por ciento respecto al mes anterior y el 13 por ciento frente a junio de 2012. La circulación de un mayor o menor número de billetes de 500 euros, cada uno de los cuales equivale a 83.000 de las antiguas pesetas, responde solamente a la demanda de las entidades financieras, que a su vez atienden las peticiones de sus clientes. No obstante, algunas fuentes atribuyen la presencia de estos billetes a que los españoles prefieren el efectivo a cualquier otro activo financiero y a la existencia de pagos efectuados en "dinero negro", con lo que una reducción en el número de billetes de 500 euros es un indicador de que se efectúan menos pagos fuera del control de Hacienda. Desde el máximo alcanzado en octubre de 2008, cuando circulaban por España 113 millones de billetes de 500 (56.388 millones de euros), la cifra no ha dejado de caer, aunque de manera intermitente. En total, en junio de 2013 había en circulación en España 61.670 millones de euros en billetes, de los que 43.441 correspondían a billetes de 500 euros. Otros 2.801 millones eran billetes de 200 euros, ligeramente por debajo de los 2.813 millones del mes anterior. Asimismo, los 33 millones de billetes de cien euros que había en circulación en junio equivalían a 3.299 millones de euros. El Banco Central Europeo (BCE) aprueba cada año el volumen de billetes que deben emitir los bancos centrales de los miembros de la Unión Económica y Monetaria (UEM) en función de las previsiones que hace cada uno de los organismos reguladores nacionales.