Imagen 30/36
Uno de los maquinistas del tren siniestrado reconoce que no pudo hacer nada tras descarrilar

Uno de los maquinistas del tren siniestrado reconoce que no pudo hacer nada tras descarrilar

"Descarrilé, qué le voy a hacer, qué voy a hacer". Estas fueron las palabras de uno de los maquinistas del tren en una conversación telefónica tras la tragedia. El conductor del tren ha reconocido que circulaba a una velocidad de 190 kilómetros por hora en una zona que está limitada a 80 kilómetro por hora. Ambos conductores salieron ilesos del siniestro y han estado participando en las tareas de rescate, así como prestando ayuda en todo aquello que consideraron necesario. Es el primer accidente mortal en una línea española de Alta Velocidad, y el más grave ocurrido en el mundo en lo que va de 2013.