Imagen 26/29
Joselito asegura que ya no tiene 'valor para volver', prefiere ser 'un grato recuerdo'

Joselito asegura que ya no tiene 'valor para volver', prefiere ser 'un grato recuerdo'

El exmatador de toros José Miguel Arroyo "Joselito" ya no tiene valor para volver al ruedo. En él se sintió libre y artista durante muchos años, y aunque ahora cree que podría ser un torero templado, reconoce que ha perdido su "mirada de tigre" y prefiere por ello ser solo un grato recuerdo. En una entrevista concedida a EFE, el diestro reconvertido en empresario reflexiona sobre la actualidad social y taurina y también recuerda una carrera que mereció la Medalla de Oro de las Bellas Artes en 2011, aspecto que detalla en su reciente libro "Joselito, el verdadero". El matador, uno de los últimos representantes puros de la Escuela de Tauromaquia de Madrid, siente en ocasiones el "gusanillo" de la plaza, especialmente al ver el nombre de un compañero de promoción como fue "El Fundi" inscrito en el cartel de la Feria de Sevilla de 2012, donde regresa tras años de retiro. Joselito descarta esta opción: "Ya no tengo valor para volver. Hace más de ocho años que lo dejé, por respeto a mí y por respeto al público. Prefiero que la gente guarde un grato recuerdo de mí". "Ya no tengo 20 años. He ganado en temple y madurez, pero ya no tengo esa mirada de tigre. Si un chaval al que han hablado maravillas de mí va a la plaza, probablemente le defraudaré; prefiero que piense que soy un torero maravilloso", reconoce. Además, al contrario de lo que sucedía en su infancia, los niños de ahora únicamente reconocen a los grandes deportistas, pero "no ponen cara a los toreros, no saben quiénes son", debido en parte a la poca difusión de su labor. Según lamenta, la "poca presencia" que tienen en los medios de comunicación no especializados la capitaliza la "prensa del corazón", que ofrece una imagen que "nada tiene que ver con la filosofía de vida de los toreros" y olvida los valores de la tauromaquia. Para "Joselito", hasta la violencia del ruedo tiene su conexión con la vida. "Nacer es un acto violento y sangriento. Los toros representan los valores del esfuerzo y la dureza, y una sociedad sin valores se vuelve quebradiza". Algunos de estos valores se tambalean a su juicio por la crisis actual, especialmente entre la juventud, acuciada por "un gran desánimo". "Antes teníamos una oportunidad, ahora los números uno de sus promociones tienen que irse al extranjero", lamenta. En su opinión, también se tambalea la monarquía, una institución que no comprende porque no ha sido elegida por los ciudadanos: "Ahora la sociedad es diferente, deberíamos tener la capacidad de decidir si queremos tener rey; no se pueden mantener los privilegios por nacimiento". Tampoco entiende la prohibición de Cataluña, "un tema político y no de toros", según critica el exmatador, quien considera que esta medida "no casa" con la idea de una España democrática. El diestro madrileño recuerda con satisfacción sus veinticuatro años en los ruedos, donde se sentía "libre" porque podía realizar sus "sueños" y materializar su creatividad compenetrándose con el toro, "llegando incluso a disfrutar del miedo".

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie