Imagen 10/32
La reina Isabel II, devastada por la muerte de su último Corgi, Willow

La reina Isabel II, devastada por la muerte de su último Corgi, Willow

La Reina de Inglaterra ha sufrido un duro golpe: Willow, su último Corgi Galés, ha fallecido debido a una larga enfermedad que padecía desde hacía un tiempo. Esta raza es la favorita de Isabel II y aunque a lo largo de su reinado ha tenido que decir adiós a muchas de sus mascotas, la muerte de Willow ha supuesto una noticia devastadora. Según publica el Daily Mail, una fuente cercana al Palacio de Buckingham aseguraba que la Reina sentía una especial devoción por su fiel amigo, de 14 años, ya que se trataba del último nexo directo con sus padres. Este Corgi descendía de Susan, la mascota de su infancia, un regalo de su padre el rey Jorge VI por su dieciocho cumpleaños. "Willow representa un hilo importante que recorre la vida de la Reina desde su adolescencia hasta los 90. Durante muchos, muchos años crió y crió Corgis y pensar que el último se ha ido es algo así como un hito", agregó la fuente. La Soberana ha poseído más de 30 Corgis a lo largo de sus 65 años de reinado, aunque en 2015 decidió dejar de criarlos debido a que los animales eran bastante inquietos y temía que le provocaran una caída. Actualmente tiene dos perritos Dorgi, Candy y Vulcan, que son de una raza cruce entre Corgi y perro salchicha, que era el tipo de can que criaba la difunta princesa Margarita, hermana de la Reina. De acuerdo con el Daily Mail, Willow ha sido enterrado en los jardines del castillo, donde se erigirá una lápida en la que se podrá leer la inscripción "un fiel compañero de la reina”.