Imagen 5/22
Carolina de Mónaco, la elegancia de una feliz abuela

Carolina de Mónaco, la elegancia de una feliz abuela

Tras celebrar el bautizo de su nieto mayor y la boda religiosa de su hijo Andrea Casiraghi con Tatiana Santo Domingo en la exclusiva estación de esquí de Gaad, Suiza, Carolina de Mónaco ha retomado su agenda oficial como princesa. Así de elegante acudió a un acto celebrado en Génova a favor de Italia Onlus, la filial italiana de Amade (Asociación Mundial de Amigos de la Infancia), creada en 1963 por su madre, la princesa Grace. A sus 57 años, cumplidos el pasado 23 de enero, Carolina acaparó todas las miradas con un un traje negro de terciopelo con encajes y transparencias.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie