Imagen 1/32
El rey Juan Carlos inaugura con la infanta Elena la nueva bodega Rothschild-Vega Sicilia en Álava

El rey Juan Carlos inaugura con la infanta Elena la nueva bodega Rothschild-Vega Sicilia en Álava

El rey emérito Juan Carlos y la infanta Elena de Borbón han participado hoy en Samaniego (Álava) en la inauguración de la nueva bodega Rothschild-Vega Sicilia, que elaborará el vino Macán con el objetivo de convertirlo en una "leyenda". En la apertura oficial de esta bodega tras 15 años de trabajos también han estado presentes la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina; el lehendakari, Iñigo Urkullu, y los presidentes de La Rioja y de Castilla y León, José Ignacio Cenizeros y Juan Vicente Hererra, respectivamente. Han estado presentes asimismo Ariane de Rothschild, presidenta del grupo Edmond de Rothschild, y Pablo Álvarez, consejero delegado de Tempos Vega Sicilia. La nueva bodega, situada a los pies de la Sierra Cantabria junto al valle del Ebro y que ha supuesto una inversión de 22 millones de euros, ha sido construida en una parcela rectangular de cinco hectáreas en la que se ha levantado un complejo de tres edificios con más de 9.000 metros cuadrados construidos. En 2003, Ariane de Rothschild y Pablo Álvarez decidieron combinar los conocimientos especializados del grupo Rothschild y la familia Álvarez para poner en marcha una bodega en el corazón de Rioja Alavesa, una de las zonas vitivinícolas más importantes del mundo, según han recordado los promotores. Tras la primera cosecha de Macán en 2009, la bodega, en unas instalaciones alquiladas, puso a la venta alrededor de 90.000 botellas, que se agotaron en semanas. Esta nueva bodega permitirá aumentar paulatinamente la producción de vino hasta alcanzar en unos años las 350.000 botellas, siempre en función de las cosechas y la calidad de los vinos. La bodega ha apostado por la sostenibilidad y el respeto al medioambiente mediante un control exhaustivo de los suelos y las viñas, sin uso de herbicidas, con la utilización de fertilizantes naturales y la limitación del laboreo (uso del tractor) de forma que la mayoría de las labores se realizan a mano con el objetivo de mantener las uvas en las mejores condiciones.