Imagen 8/41
La razón científica que explicaría por qué en invierno engordas más

La razón científica que explicaría por qué en invierno engordas más

Ni los dulces navideños, ni los bombones de San Valentín, ni las torrijas previas a Semana Santa tienen (toda) la culpa de esos kilos que, más a menudo de lo que nos gustaría, se acumulan bajo los jerséis de cuello alto de diciembre a marzo. Tampoco el frío que dificulta la ya de por sí complicada tarea de entrenar todos los días, ni la lluvia que solo invita a refugiarse bajo la manta copa de vino en mano. No, esos ineludibles compañeros del invierno no son los únicos responsables de que en esta estación engordemos más que en otras, porque, según un nuevo estudio, existe otra causa más. Y la explicación no puede ser más curiosa. VER NOTICIA >>