Imagen 14/41
El pastel vasco: ¿robado, prestado o compartido?

El pastel vasco: ¿robado, prestado o compartido?

De nuestro país o del vecino, la verdad es que forma parte de la tradición de ambas gastronomías y tiene un origen a medio camino entre la repostería francesa y la nuestra. Te damos la receta para que puedas hacerlo en casa. Conocido en francés como gâteau basque y en euskera como etxeko biskotxa o pastiza, es un delicioso postre que, aún a pesar de todos sus nombres, se define como vasco-francés. Una identidad que, a muchos, les podría parecer complicada, pero que lleva aparejada la casuística de la zona donde se sitúa su origen, la ciudad de Cambo-les-Bains. Nos remontamos al siglo XVIII y a un pastel que, en realidad, se hacía solo con harina y que parecía recibir el nombre de bistochak. Pero esta referencia nos queda lejos, si llegamos a la primera mitad del siglo XIX, cuando comenzó a comercializarse gracias a las manos de una tal Marianne Hirigoyen en esta misma ciudad. Entonces, los marineros que pasaban por la zona iban a por un pedazo de pastel de los vascos, nombre que acabó heredando. VER NOTICIA >>

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie