Imagen 29/34
El viaje del féretro del príncipe Henrik a Copenhage

El viaje del féretro del príncipe Henrik a Copenhage

El día había amanecido triste, como no podría ser de otro modo, en Fredensborg, tras la muerte el pasado martes por la noche del príncipe Henrik de Dinamarca. Mientras, a 40 km, la ciudad de Copenhague despertaba con las salvas que se disparaban en su honor y en todo el país las banderas en los edificios gubernamentales ondean a media asta, la Familia Real al completo ha abandonado la residencia que el Príncipe eligió para pasar sus últimas horas de vida y seguía los pasos de su féretro hasta al palacio de Amalienborg. El que ha sido el último viaje de Henrik de Dinamarca entre el palacio de verano y la residencia oficial de la Familia Real en la capital ha comenzado a las diez en punto de la mañana y ha estado formado por un cortejo fúnebre de vehículos en el que estaban los dos hijos del matrimonio con sus esposas,los príncipes Federico, Mary, Joaquín y Marie, y los que fueran la pasión del Príncipe en sus últimos años de vida, sus ocho nietos. VER NOTICIA >>