Imagen 21/22
Carmen Machi considera que volver al Teatro Romano de Mérida es 'un sueño y un regalo'

Carmen Machi considera que volver al Teatro Romano de Mérida es 'un sueño y un regalo'

La actriz madrileña Carmen Machi considera que estar en el Teatro Romano de Mérida es un "sueño" para cualquier actor y un nuevo "regalo" para ella después del éxito que cosechó con Juicio a una zorra, el monólogo con el que debutó en este festival. "Cuando estoy haciendo algo pienso que es lo mejor que me está pasando en ese momento", subraya Machi en una entrevista con EFE con motivo de su participación en la 59º edición del Festival de Teatro Clásico de Mérida, en Fuegos, de Margarite Yourcenar. Machi debuta en el Teatro Romano para dar vida a la escritora francesa, aunque hace dos años pasó por el festival con otro monólogo, Juicio a una zorra, con texto y dirección de Miguel del Arco, en el escenario de la Alcazaba Árabe. A la actriz le gusta abordar el presente, en este caso Mérida, después de una larga trayectoria en teatro, cine y televisión. Hablar de Aida, la serie con la que triunfó en Telecinco, y de otros trabajos, a su juicio, no tiene "ningún sentido". Sí ha echado la vista atrás para recordar el "regalo" que supuso para ella su primera participación en el certamen emeritense, ya que una obra preparada para cuatro funciones estuvo dos años en la cartelera, fue representada en España y fuera de ella, y conquistó los premios Valle Inclán y Ercilla. El "plus" lo ha recibido ahora con la oportunidad de hacer la obra de Yourcenar, una colección de monólogos, dirigida por José María Pou, en un escenario, el Teatro Romano, que más que nervios le produce un "brote de excitación". Con un texto basado en cartas, entrevistas y libros, elaborado por Marc Rosich, da forma al desgarrador desamor que sufrió Yourcenar en 1935. El monólogo, fundamentalmente de "alta literatura", cuenta con paréntesis artísticos, en los que usa un lenguaje más coloquial, para hacerse eco de las declaraciones de la escritora en algunas entrevistas, ha explicado Machi. En su opinión, drama y comedia es lo mismo, "todo hay que hacerlo con verdad", la única diferencia es que la comedia requiere una técnica más complicada, precisa. De Pou, un director "muy alto", bromea, le parece "muy interesante" la experiencia de dirigir a cuatro mujeres, Cayetana Guillén Cuervo, Nathalie Poza y Ana Torrent, además de a Machi, en su debut en esta faceta en el certamen emeritense. Aunque exigente, les ha facilitado el camino por su conocimiento de la profesión, según Machi. A su juicio, el festival de Mérida, al que ha acudido también en ocasiones como espectadora, es una cita particular por el marco del Teatro Romano, pero también por el ambiente y la cercanía que se crea entre actores, periodistas y público. Debido a la crisis, estar en un festival se ve como algo casi excepcional, por lo que la actriz se muestra muy contenta porque se mantenga el de Mérida con "muchísima dignidad". Las cosas están mal en general, pero se está "castigando bastante" al sector, según Machi, quien advierte de que, a pesar de ello, los teatros se siguen llenando. La subida del IVA ha sido "escandalosa". "Afortunadamente por estas tierras tenéis a gente más sensata que no quiere subirlo tanto", ha agregado en alusión a las ayudas que ha sacado el Gobierno de Extremadura para compensar la subida del impuesto a la Cultura. El presente profesional al que se aferra Machi cuenta con otros tres proyectos; en cine, la culminación del rodaje de Ocho apellidos vascos, de Emilio Martínez Lázaro. En teatro, comenzar la gira de Quién teme a Virginia Woolf y, en 2014, adentrarse en Los Macbeth, de Andrés Lima. Cine, teatro y televisión, "todo es lo mismo", para Machi, que se siente una privilegiada porque no ha dejado de trabajar desde que fuera una adolescente. Ni se arrepiente de nada de lo que ha hecho profesionalmente, ni añora ningún papel, porque nunca pensó que podría hacer lo que ha hecho.