Imagen 17/35
Doce mil personas vencen al miedo y bailan al ritmo de Ariana Grande en Barcelona

Doce mil personas vencen al miedo y bailan al ritmo de Ariana Grande en Barcelona

Doce mil personas han vencido al terror y han bailado con la música pegadiza y las coreografías de Ariana Grande en Barcelona, en el único concierto en España de su actual gira y el quinto desde el atentado de Manchester. El dramático suceso ha flotado en el ambiente, especialmente en las colas formadas durante los estrictos controles de seguridad en los accesos al Palau Sant Jordi, pero la norteamericana ha logrado que sus seguidores olvidaran las penas en cuanto ha empezado a cantar. Las 22 personas asesinadas en Manchester han vuelto a la mente de todos cuando ha cantado Somewhere over the rainbow, el tema con el que ha rendido homenaje a los fallecidos, siete de ellos menores. El resto del concierto ha seguido los predecibles caminos de los espectáculos de esta estrella pop de adolescentes: canciones bailables, seis bailarines acompañándola en sus coreografías, algún tema más lento para poder encender la linterna del móvil y mucho culto a la personalidad de la cantante. Respecto al miedo a un atentado, parte del público lo negaba frente a las cámaras de las televisiones. "Yo no tenía entrada porque me parecía muy cara y la he comprado después de los atentados porque todo lo que ha pasado ha sido muy duro para ella", decía una jovencita. Fuera de cámara, una madre reconocía que había venido porque tenía las entradas hace tiempo y a su hija le hacía mucha ilusión, pero ella no estaba muy convencida. En cualquier caso, sus fans han vibrado con su música, muchas de ellas portando las orejas de conejita que simbolizan a la artista, las mismas orejitas que Ariana Grande ha colocado al lazo que simboliza el luto cuando ha cantado Somewhere over the rainbow. De nuevo la música ha demostrado ser una buena arma contra el miedo y la sinrazón.