Imagen 20/44
Tomates, berenjenas, calabacines… ¿sabías que, en realidad, no son verduras?

Tomates, berenjenas, calabacines… ¿sabías que, en realidad, no son verduras?

El ser humano lleva siglos utilizando las partes comestibles de infinidad de plantas para su consumo. Ya sean hojas (caso de espinacas, acelgas, endivias…); tallos (espárragos, puerros, apio…); inflorescencia (alcachofas, brócoli…); bulbo (cebollas, ajos…); raíz (zanahorias, rábanos…) y, por supuesto, los frutos. Aquí debajo os mostramos algunos ejemplos comunes de alimentos que, aunque en nuestro imaginario no estén asociados al mundo de las frutas, en realidad, técnicamente, sí que lo son: VER NOTICIA >>

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie