Imagen 9/32
Magritte y los artistas conceptuales, una relación al descubierto en Bruselas

Magritte y los artistas conceptuales, una relación al descubierto en Bruselas

Más de 150 obras revelan a partir del 13 de octubre en Bruselas, la relación entre René Magritte y el conceptualismo. Será a través de su diálogo con el poeta, cineasta y artista -Marcel Broodthaers-, y las reinterpretaciones posteriores de sus obras de la mano de otros artistas estadounidenses impulsores del movimiento. Magritte, Broodthaers y el arte contemporáneo es una de las grandes exposiciones con las que el Museo Magritte de Bruselas celebra este año los cincuenta años de su muerte. El objetivo es descubrir todas las facetas del icono del surrealismo belga, que se desmarcó de ese movimiento mediante el arte conceptual. "El legado de Magritte sigue estando vivo", afirmaba el jueves el director del museo, Michel Draguet. Para él, esta exposición pone en valor la fuerza y la inmortalidad de unas obras, que llegaron a fascinar a Andy Warhol o Salvador Dalí. La muestra es un viaje en el tiempo al primer encuentro entre Broodthaers (1924-1976) y Magritte (1898-1967). Para Broodthaers, La traición de las imágenes (1928-1929), con la que Magritte introduce su idea de deconstrucción del lenguaje, es "la obra más importante del siglo XX". En esta serie se incluye su famosa pipa de tabaco acompañada por la frase: "Esto no es una pipa" (Ceci n'est pas une pipe), que desafía la relación entre palabra y objeto. ''Eso obsesionó a Broodthaers y a otros artistas", apuntó Draguet. El recorrido incide en este mensaje gracias a un conjunto de obras procedentes de centros como el Georges Pompidou, en París, o el Fine Arts Museum de San Francisco. "Mi pintura consiste en imágenes desconocidas de lo conocido. Describe un pensamiento hecho de apariencias que el mundo nos ofrece, y que están unidas en un orden que evoca el misterio de la realidad", decía el propio artista de su obra. El diálogo entre arte y poesía está presente en toda la trayectoria de Magritte. Una particularidad que dio personalidad a su obra, y le hizo ganarse el título de "poeta de lo visible", como le denominan muchos belgas.