Imagen 30/31
Eva Longoria, no sin mi almohada

Eva Longoria, no sin mi almohada

Después de ejercer como una de las presentadoras en la gala de los Globo de Oro el pasado domingo, Eva Longoria ha dejado verse caminando por el aeropuerto de los Ángeles con una almohada bajo el brazo. Y es que no hay nada mejor que sentirse como en casa para disfrutar de un agradable vuelo. La actriz de "Mujeres desesperadas" llevaba también una venda en el tobillo izquierdo, como consecuencia de una caída que sufrió durante uno de los partidos de baloncesto de su marido, el jugador Tony Parker. Debido a esta lesión, la intérprete de Gabrielle Solís en la popular serie de televisión atravesó con dificultad la alfombra roja del hotel Beverly Hilton de Los Ángeles el pasado fin de semana. “Me empezó a doler a los dos o tres días de caerme pero ahora prácticamente no puedo caminar”, ha declarado la actriz.