Imagen 5/14
El ruso Sokurov se impone en una Mostra de Venecia en la que Asia acapara los premios

El ruso Sokurov se impone en una Mostra de Venecia en la que Asia acapara los premios

La película Fausto, del cineasta ruso Alexander Sokurov, fue galardonada hoy con el León de Oro en el 68 Festival Internacional de Cine de Venecia, donde el cine asiático acaparó gran parte de los premios y en el que el actor Michael Fassbender se llevó la Copa Volpi. Fausto, película con la que Sokurov realiza una visión entre líneas del clásico de Goethe y que sonaba como clara favorita estos días al máximo premio de "la Mostra", obtuvo el León de Oro gracias a la unanimidad de un jurado que estuvo presidido por el cineasta estadounidense Darren Aronofosky. "Para mí es una cuestión de principios que mi filme sea visto, es decir, acercarlo a la gente. Esta era nuestra tarea al venir aquí a Venecia. Y después ha sucedido un caso increíble: hemos sido entendidos, algo que no sucede a menudo", comentó Sokurov durante la rueda de prensa posterior a la ceremonia de entrega de premios. "Llegué a Venecia con un sentimiento confuso, porque el sistema del concurso en un festival grande está ya superado. Hace falta inventar un sistema nuevo de festivales de cine y hacer verdaderamente exhibiciones de arte y no ferias de vanidades. El único problema es que los periodistas no lo querríais aceptar, ni tampoco la tv. Pero la minoría a veces tiene razón", añadió. Otro de los nombres que sonaban como grandes candidatos a premios en este Festival de Venecia, que pasará ya a la historia como uno de los que mayor concentración de estrellas ha tenido, era el del filme británico Shame, del director Steve McQueen, y los pronósticos finalmente se cumplieron, al llevarse Fassbender el premio a la Mejor Interpretación Masculina. El Premio Especial del Jurado fue a parar a la película Terraferma, del italiano Emanuele Crialese, y, a partir de ahí, los grandes reconocimientos se los llevó el cine asiático, empezando por el León de Plata a la Mejor Dirección, que recayó en el chino Cai Shangjun. El cineasta presentó en el Festival de Venecia Ren Shan Ren Hai (People Mountain People Sea), una producción de China y Hong Kong que obtuvo el reconocimiento del jurado de la sección oficial de "la Mostra" por la denuncia que hace de la condición humana ante la esclavitud. La Copa Volpi a la Mejor Interpretación Femenina fue, por su parte, para la veterana actriz china Deannie Yip por la película de China y Hong Kong Tao Jie (A Simple Life), de Ann Hui, mientras que el premio Marcello Mastroianni al Actor Emergente fue para Shôta Sometani y Fumi Nikaidô, del filme japonés Himizu, de Sion Sono. La "Osella" al Mejor Guión fue concedida al filme griego Alpis (Alps), de Yorgos Lanthimos, mientras que la "Osella" a la Mejor Contribución Técnica fue para la fotografía del filme británico Wuthering Heights, de Andrea Arnold. El premio Luigi de Laurentiis, también conocido como León del Futuro que reconoce a la mejor "ópera prima", fue para el filme italiano Là-bas, de Guido Lombardi, que participaba dentro de la sección paralela "Semana Internacional de la Crítica". En una edición del Festival de Venecia en la que no había películas en español en la pugna por el León de Oro, la única producción de Latinoamérica y de lengua hispana que consiguió un premio de los considerados oficiales fue "Accidentes gloriosos", del cineasta argentino Mauro Andrizzi. Esta producción de Dinamarca, Argentina y Suecia, codirigida por el sueco Marcus Lindeen y que repasa las historias de personajes que muestran sus obsesiones, sus perversiones e, incluso, sus instintos sexuales, consiguió el premio al Mejor Mediometraje de la sección paralela "Horizontes", que cuenta con su propio jurado. Una de las películas que mejores críticas recibió en "la Mostra", Carnage, del cineasta franco-polaco Roman Polanski, al final se quedó sin premio, y lo mismo le ocurrió al cuarto trabajo como director del actor estadounidense George Clooney, The Ides of March, que además fue filme de apertura.