Imagen 6/25
Julianne Moore y su hija Liv demuestran una vez más que son como dos gotas de agua

Julianne Moore y su hija Liv demuestran una vez más que son como dos gotas de agua

La hija de Julianne Moore ha sido, desde pequeña, un auténtico clon de su madre pero, con los años, el parecido entre la actriz y su hija aumenta por momentos. Y es que Liv, de 15 años, tiene una original melena pelirroja y una figura espectacular, demostrando con ello que ha heredado sin lugar a dudas la belleza de la intérprete. Lo hemos podido comprobar al verlas paseando juntas por el West Village de Nueva York, donde hicieron algunas compras, entre ellas, han adquirido el curioso fidget spinner. Se trata de un juguete que a pesar de que se inventó hace 20 años, es ahora cuando se ha puesto muy de moda entre pequeños (y no tan pequeños). Un objeto que con un simple movimiento gira durante minutos y que no está gustando tanto en los centros escolares, ya que distrae a los alumnos. ¿Permitirá Julianne Moore que su “mini yo” lo lleve a clase?

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie