Imagen 2/37
La Plaza Mayor de Madrid celebre sus 400 años con una escultura para recordar el seísmo de Japón

La Plaza Mayor de Madrid celebre sus 400 años con una escultura para recordar el seísmo de Japón

La Plaza Mayor de Madrid recoge desde este jueves y hasta el 19 de febrero, luz y aire en forma de escultura flotante dando forma a las ondas sísmicas del terremoto de Japón de 2011, que hacen alusión al IV centenario de la emblemática plaza madrileña. Obra de Janet Echelman, la escultura filtra elementos naturales a través de una malla de fibra trenzada y anudada que recrea los mapas de las oscilaciones y el cambio de color de las ondas en el trascurso del terremoto. Bajo el título de Madrid 1.8, esta malla de 44 metros de largo por 35 de ancho y 21 de alto es completamente blanda y está construida con dos tipos de fibra técnica. La Plaza Mayor, que celebra este año su 400 cumpleaños, fue creada para acoger un mercado que abasteciera a la ciudad con la llegada de la corte del monarca. Así, los personajes mitológicos de los frescos de la Casa de la Panadería fueron testigos del inicio de la primavera con instalación Graffiti con Luz, del artista SUSO33. En verano asistieron al Laberinto de Residuos, del colectivo Luz Interruptus, y en otoño vieron cómo la plaza se convirtió en una explanada de césped de la mano del artista SpY.