Imagen 3/32
Lucía Jiménez confiesa que al trabajar fuera se ha dado cuenta de 'lo duro que es ser madre y mujer trabajadora'

Lucía Jiménez confiesa que al trabajar fuera se ha dado cuenta de 'lo duro que es ser madre y mujer trabajadora'

Desde que comenzara su andadura con la película La buena vida de David Trueba, que le valió en 1997 una nominación al Goya a la mejor actriz revelación, Lucía Jiménez no ha dejado de trabajar. Al salir de clase, La Señora, La República... La actriz, que precisamente este año escmadrina de belleza de la 28º edición de los galardones más importantes de nuestro cine, acaba de terminar el rodaje de la serie Alatriste, una superproducción europea rodada en los legendarios estudios Korda de Budapest, en la que interpreta a Caridad “la lebrijana”, dueña de la Taberna del Turco en la que Alatriste se aloja durante largas temporadas. “El rodaje ha sido muy intenso pero muy gratificante”, ha dicho; y se ha mostrado “muy contenta” con el resultado, cree que tendrá una buena acogida gracias a su “alta calidad”. Además, asegura que pasar tanto tiempo fuera de casa, dejando en España a sus dos hijos pequeños, fruto de su relación con el también actor Benito Sagredo al que dio el 'sí, quiero' en agosto de 2008, le ha hecho darse cuenta de “lo duro que es ser madre y mujer trabajadora”.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie