Imagen 17/26
El chef español Dani García, a la conquista del paladar neoyorquino

El chef español Dani García, a la conquista del paladar neoyorquino

De Marbella a Manhattan, casi 6.000 kilómetros. Para el chef Dani García, además, horas y horas de esfuerzo, sacrificio y aprendizaje por un sueño: conquistar los paladares neoyorquinos con Manzanilla Spanish Brasserie, que abre ahora sus puertas. En el 345 de Park Avenue South, García recibe a sus clientes con un mural con palabras como pescaíto frito, ibérico, aceite, coquinas, Maimónides o alacena, para después conducirlos a un espacio "muy neoyorquino". Es la esencia de su Manzanilla de 600 metros cuadrados: raíces andaluzas adaptadas a la Gran Manzana. "Es una tabla de salvación, es oxígeno, es muchas cosas para mí profesional y personalmente, mucho más importante de lo que pudiera parecer", explica, exudando ilusión, en una entrevista con Efe, el reputado cocinero de Calima. No es un bar de tapas creativas como el homónimo que tiene en Málaga; tampoco un restaurante de alta cocina al estilo de Calima. "Es una 'brasserie', un concepto bastante abierto y muy neoyorquino, muy orientado a la ciudad", pero sin olvidar su memoria gustativa, ésa que acaba de recrear con su madre, Isabel Reinaldo, en En la cocina de mi madre