Imagen 26/26
Repunta la preocupación por el paro y cae la inquietud por la corrupción

Repunta la preocupación por el paro y cae la inquietud por la corrupción

El paro y la situación económica son los dos principales problemas para los españoles, según la encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de mayo, en la que la preocupación por la corrupción y el fraude ha bajado nueve puntos y cae del segundo al tercer lugar en la lista de inquietudes. El barómetro difundido hoy se realizó entre el 1 y 10 de mayo, pocos días después de difundirse la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre del año, que situó el desempleo en la cifra récord de 6.200.000 millones de desempleados con una tasa del 27,16 por ciento. Un dato que parece reflejarse en la encuesta del CIS, en la que la inquietud que manifiestan los españoles por el paro sube del 80,7 al 82,4 y los problemas económicos pasan del 35,5 al 34,9, mientras que la preocupación por la corrupción ha caído del 39,3 de abril al 30,7. En la lista de problemas que citan los ciudadanos sube también la preocupación por la clase política, que se mantiene en el cuarto puesto con un 29,7 (en abril era el 29,4) y crece la inquietud por la Sanidad -del 7,9 al 10- y por la Educación -del 4,8 al 6,3-. Los bancos y los desahucios preocupan algo menos a los españoles, según el último barómetro, de tal manera que los primeros han pasado de 5,4 al 4,5 y los segundos del 5,7 al 4,1. Algunos de los encuestados -un 1,4- también muestran su inquietud por el último incremento del IVA, dato que en abril era del 1,1. Otro de los asuntos que aparece en el listado de problemas que mencionan los encuestados por el CIS es la Monarquía, que es citada por un 0,9 -la misma cifra que el mes pasado-, mientras que por primera vez algunos (un 0,1) citan de forma espontánea una eventual negociación con ETA como una preocupación. La percepción que tienen los españoles de la situación económica apenas cambia ya que un 90,6 la ve mala o muy mala frente al 90,9 de hace un mes, mientras que un 1,0 dice que es buena -dato que en abril era el 0,5- y un 8,3 la califica de regular frente a 8,4 del barómetro anterior. Preguntados por la opinión que tienen de la situación política, el 80,9 piensa que es mala o muy mala cuando en abril lo veía así el 82,8, mientras que buena o muy buena la considera el 2,0, frente al 1,8 de abril, y quienes opinan que es regular son el 14,3 (13,4 en el anterior sondeo). Pesimismo que se refleja también cuando se pregunta a los parados si confían en encontrar un trabajo en los próximos doce meses: un 65 por ciento lo ve poco o nada probable frente al 26 que lo considera muy o bastante probable. Además, un 20,6 por ciento de los que tienen trabajo creen que muy o bastante probable que puedan perderlo en los próximos doce meses, frente al 67 por ciento que considera que es poco o nada probable. No hay cambios prácticamente en la visión de futuro que tienen los ciudadanos, de los que un 41,9 cree que la situación económica irá a peor, lo mismo que piensan un 37,7 respecto a la situación política. Un 14,1 cree que la situación económica mejorará y un 34,9 que será igual, y en cuanto a la política, un 9,8 piensa que mejorará en un año mientras que un 41,7 opina que se mantendrá igual. En la encuesta baja el porcentaje de españoles que quiere un Estado con un único Gobierno central sin autonomías -del 23,6 al 22,9- o los que quieren comunidades con menor autonomía -del 14,9 al 14,0-, al tiempo que también disminuyen los que desean que se reconozca a las comunidades la posibilidad de convertirse en estados independientes, que pasan del 9,1 al 8,3. En cuanto a los españoles que prefieren un Estado con comunidades autónomas como en la actualidad, el porcentaje sube del 31 al 31,5. Por el contrario, los que abogan por que las comunidades autónomas tengan mayor autonomía que en la actualidad bajan del 12 al 11,4 por ciento. El barómetro refleja además un aumento de los ciudadanos que se sienten únicamente españoles -del 14,6 al 15,4- y de los que se sienten más españoles que de su región -del 6,8 al 7,3-; y un descenso del 55 al 52,5 por ciento de los que se sienten tan españoles como de su autonomía. Por su parte, los que dicen sentirse más de su autonomía que españoles suben muy ligeramente, del 11,8 al 12,1, y los que se sienten únicamente de su comunidad autónoma aumentaron en mayo, del del 5,6 al 6,1.