Imagen 1/1
Ingrid de Noruega se enfrenta a otra prueba (oficial) de fuego

Ingrid de Noruega se enfrenta a otra prueba (oficial) de fuego

Una Princesa nace y se hace. Ingrid Alexandra de Noruega, heredera del Heredero y futura Reina por nacimiento, está en ello. Haciéndose digna de su excepcional destino acto a acto oficial. La pasada primavera tomó el timón de la agenda real para amadrinar junto a su abuelo, el rey Harald, el nuevo barco de los servicios de rescate marítimos noruegos; en verano debutaría pronunciando un discurso en el festival de San Olav y este invierno se enfrenta a su última prueba (oficial) de fuego, una de sus primeras misiones internacionales. Y es que el próximo 12 de febrero la Princesa encenderá la antorcha inaugural de los Juegos Olímpicos juveniles en Lillehammer, tal y como hiciera su padre en 1994 en el mismo lugar. La princesa Ingrid Alexandra será la última que acoja la llama olímpica después de haber viajado desde Grecia y por todo el país antes de los Juegos.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie