Imagen 5/30
Bruce Willis se convierte en Doraemon para un spot publicitario japonés

Bruce Willis se convierte en Doraemon para un spot publicitario japonés

Bruce Willis regresa a la televisión, concretamente aparece en un spot publicitario japonés de SoftBank. El actor estadounidense se transforma en Doraemon, un famoso personaje de manga nipón que viene del futuro y cuenta con numerosos inventos que saca de un bolsillo mágico. Un anuncio que, a pesar de haberse lanzado solo en Japón, ha tenido multitud de repercusión en todo el mundo. El vídeo publicitario que protagoniza el intérprete de Ocean's Twelve para la compañía de comunicaciones sirve para presentar la llegada de la nueva tecnología 5G. En el mismo hay dos partes diferenciadas: en la primera, aparece una familia japonesa hablando del 5G cuando uno de sus miembros afirma que con esto 'podrán conseguir todo lo que quieran, como Doraemon'. En ese momento, su perro comienza a hablar y afirma que Doraemon no existe y es entonces cuando del techo aparece el reconocido actor asegurando que él es Doraemon. La madre le pide que se vaya de su casa ya que él vive en la de al lado y este coge su 'gorrocóptero' y sale de allí mientras el perro le exige que arregle los destrozos ocasionados en su entrada; en la segunda parte del spot, Doraemon -fuera del hogar de la familia- se encuentra con Novita, el protagonista de la serie de animación a la que pertenece el personaje, y sus padres, quienes se están mudando al barrio y, es en ese instante cuando aparece un Novita del futuro 'gracias a la tecnología 5G'. Muchos fans se han hecho eco de esta publicidad porque ver al reputado actor haciendo esto es algo 'inesperado', afirmaban algunos de ellos en sus perfiles. 'Ver a Bruce haciendo este personaje inocente y redondo como Doraemon es tronchante', afirmaba un fan. Pese a esto, no es la primera vez que sucede algo así. Jean Reno ya interpretó al gato cósmico para una campaña japonesa, concretamente para Toyota.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie