Imagen 7/32
Bruce Springsteen triunfa en San Sebastián con un concierto multitudinario y reivindicativo

Bruce Springsteen triunfa en San Sebastián con un concierto multitudinario y reivindicativo

Bruce Springsteen cosechó anoche un rotundo triunfo con un intenso y generoso concierto en San Sebastián ante algo más de 40.000 incondicionales rendidos a sus pies mucho antes del comienzo y ajenos a los intermitentes chaparrones que han caído sobre el prácticamente repleto estadio de Anoeta. Pasadas las 21:30 horas, cuando comenzaba a romper la primera tormenta, el artista compareció en el escenario con tejanos, camiseta y chaleco negro y agarrado a su emblemática Fender Esquire, de la que ha sacado los acordes de Who'll Stop the Rain (¿Quién parará la lluvia?), el clásico de los Creedence Clearwater Revival, el primero de los muchos guiños con los que se ha ganado al público donostiarra. La última vez que Springsteen piso las tablas del estadio de Anoeta fue en julio de 2008, pero anoche el músico de Nueva Yersey llegó a Donostia en un contexto diferente y con un mensaje adaptado a los "tiempos difíciles", plasmado en las letras de su último trabajo "Wrecking Ball", en el que se solidariza con quienes lo están pasando mal por la crisis y critica a los grandes banqueros.