beneficios-teletrabajo

Todo lo que podemos aprender de la convivencia con los más pequeños

Aunque estar tanto tiempo en casa no es fácil, hay muchos beneficios que extraer de esta situación excepcional. Te lo contamos

Teletrabajar con niños es, sin lugar a dudas, complicado. Sabemos que los más pequeños de la casa no entienden de horarios ni mucho menos de permanecer en casa las 24 horas del día. Por este motivo, es habitual que estos días reclamen nuestra atención de forma constante, interrumpiendo nuestra concentración y el ritmo de trabajo.

Lee: ¿Cómo estás? Desde ¡HOLA! queremos saber cómo llevas la cuarentena

Sin embargo, no todo son malas noticias. Tal y como se detalla desde la juguetera 'Mattel' de la mano del psicólogo sanitario y director de Domínguez Psicólogos Abel Domínguez, también se trata de “una gran oportunidad para dedicar más tiempo a los nuestros”.

Lee: Coronavirus: cómo explicar a los niños esta nueva situación

Lo más importante: nuestra actitud

Según nos detalla el psicólogo, es esencial que los padres asimilemos esta nueva realidad, y en cuanto lo hagamos, se lo transmitamos a los niños con calma y tranquilidad. “Hay que hablar directamente del asunto para que ellos lo distingan de unas vacaciones”, y que además sean conscientes de por qué estamos en casa. Para ello nos aconseja el cuento ‘Rosa contra el virus’, que se puede descargar de forma gratuita en la página web del Colegio Oficial de Psicología de Madrid, y donde se explica a los más pequeños no sólo qué es el Coronavirus, sino otros posibles virus.

Pero tan esencial como asumir esta situación, es afrontarla de la forma correcta. Está en nuestras manos convertir esta situación “en una oportunidad para el crecimiento familiar e incluso personal”. “Así como en nuestro trabajo, en alguna ocasión nos han dado nuevos proyectos o nos han concedido un ascenso, esto se trata de algo nuevo. Por tanto, si tenemos una actitud positiva, activa, lo vamos a encarar mucho mejor”, asegura. Y para lograrlo, nos da los siguientes consejos:

  • Aprovechar este tiempo para conocerse mejor. Una mayor convivencia nos ayudará a empatizar y generar unos lazos más reales. A veces, se crean unas conexiones más ficticias o teóricas. Ahora, en cambio, pasando tanto tiempo juntos en casa, puede aparecer este valor real.
  • Adquirir habilidades de resolución de conflictos. En este período, aprenderemos a llegar a acuerdos, una capacidad que ellos también asimilarán.
  • Usar nuestras diferencias a nuestro favor. “Sólo tenemos que saber cómo sacar partido a nuestros recursos y conseguir un ambiente cómodo para todos”, asegura el psicólogo. De este modo, todos en casa encontraremos nuestro espacio.
  • Promover el diálogo. La escucha, la conversación y la comprensión son las claves para respetarnos y asegurar una buena convivencia.
  • Asumir nuevos roles, asignando a cada persona una tarea. Es esencial que todos colaboremos en las tareas de la casa, y en el caso de los niños, el psicólogo propone hacerlo a través de juegos, para que se haga más ameno.
  • Fomentar la creatividad. El psicólogo nos insta a jugar más con nuestros hijos, hacer con ellos actividades que no sólo serán beneficiosas para ellos, sino para fortalecer ese vínculo entre padres e hijos.
  • Menos pantallas y más juegos clásicos. En línea de lo anterior, Abel Domínguez recomienda retomar aquellos juegos clásicos que son ideales para entretener a la familia y a los niños.
  • Procurar que todos y cada uno de los miembros de la familia se sienta especial. Ellos son lo más importante para nosotros, así que debemos hacérselo saber con pequeños detalles.
  • Descanso. Abel Domínguez resalta que debemos cambiar de juegos y actividades, infundiendo dinamismo a nuestra rutina.
  • Mantener una buena actitud y enfoque. En definitiva, el psicólogo nos anima a hacer con nuestros hijos todo aquello que no podemos por falta de tiempo. Una forma de conectar, de nuevo, con nuestros seres queridos.

Más sobre