Todo lo que tienes que saber sobre la donación del cordón umbilical

La donación de la sangre del cordón puede salvar vidas debido su riqueza en células madre

El pasado mes de enero conocimos la noticia del cierre de un banco de células madre privado que provocó que más de 800 familias se sintieran estafadas al no haber cumplido la empresa con lo prometido en publicidad ni con los preceptos del contrato. Por el momento, estas familias viven en una incertidumbre total, ya que no saben a ciencia cierta si el material genético que, en teoría, estaban preservando, continúa existiendo y, en caso de hacerlo, en qué país y en qué condiciones se encuentra.

La práctica de la donación del cordón umbilical se popularizó hace más de una década, pues se descubrió que la sangre umbilical contiene células madre especializadas en la renovación de las células sanguíneas. Pueden ser beneficiosas si se trasplantan a otros pacientes cuya médula ósea esté enferma, permitiendo producir nuevas células sanas.

Por un lado, existen las donaciones a bancos públicos (el cordón siempre ha sido desechado y, de esta manera, su sangre podría ser utilizada por aquel que la necesitase), pero muchos padres han escogido desde entonces preservarlo en bancos privados, previo pago de más de mil euros, con el fin de poder ser utilizado tanto para el pequeño como para la familia en caso de ser necesario. Sin embargo, los expertos se han mostrado contrarios a este último tipo de donación por diferentes motivos. Entre ellos, que va en contra del altruismo y la solidaridad, principios básicos que rigen la donación de órganos y tejidos.

Leer: Esto es por lo que atraviesa tu cuerpo justo después de dar a luz

Según la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) han sido numerosos los especialistas que se han expresado en contra de almacenar el cordón para uso propio (en bancos privados) debido a la poca utilidad reconocida que tiene. Las probabilidades de que la sangre del cordón umbilical almacenado sea utilizada para el propio niño son muy bajas, porque la práctica totalidad de trasplantes que se realizan en la infancia se deben a enfermedades congénitas o con base genética, por lo que el 'problema' puede estar presente en las mismas células del cordón.

De hecho, una vez que se conoce el diagnóstico de una enfermedad, la sangre de ese cordón se descartaría. De ahí que la Organización Nacional de Trasplantes recomiende la donación pública, cuya utilidad está demostrada científicamente. La Fundación Josep Carreras, creadora del Registro de Donantes de Médula Ósea, nos da las cifras: la probabilidad de que un niño necesite su propio cordón para tratar una enfermedad es inferior a 1 entre 20.000 mientras que, de precisarlo, podría disponer de algunos de los más de 15 millones de donantes de médula ósea voluntarios y de las más de 450.000 unidades de cordón disponibles en los registros internacionales. 

Donar el cordón umbilical salva vidasVER GALERÍA

¿Qué hacer si queremos donar la sangre del cordón de nuestro hijo a un banco público?

Si decidimos donar la sangre del cordón umbilical solo hay que seguir unas pautas sencillas:

  • Comprobar que no haya antecedentes de familiares con enfermedades potencialmente transmisibles. Entre ellos patología tumoral maligna, hematológica o auntoinmune
  • Descartar la presencia de enfermedades infecciosas potencialmente transmitibles mediante un análisis de sangre efectuado a la madre, como por ejemplo hepatitis B, hepatitis C o VIH
  • No padecer anemia grave
  • El embarazo no puede ser resultado de una donación de semen u ovocitos
  • Comprobar que el bebé no haya sufrido ninguna enfermedad importante durante los primeros meses de vida.

¿Cómo se realiza la extracción?

Cuando decidamos donar el cordón de nuestro hijo, debemos de asegurarnos que la maternidad del hospital en la que se vaya a dar a luz esté adscrita al listado de los centros que sí hacen la recogida para facilitar la donación. Nada más concebir, la sangre del cordón se recoge después de la sección del mismo. Para ello, y cuando la placenta aún está en el útero, se hace una punción en la vena umbilical y la sangre se almacena en una bolsa estéril etiquetada. A su vez, a la madre se le extraerán dos tubos de sangre para descartar enfermedades infecciosas por transfusión (hepatitis B y C, y VIH, entre otras)

La madre se somete a una analítica para descartar enfermedades infecciosas por transfusiónVER GALERÍA

¿Qué ocurre si la muestra no es adecuada para uso terapéutico?

La sangre de cordón que no es adecuada para uso terapéutico sirve para investigación. La células madre son utilizadas para investigar, además de para el estudio de medicamentos y su eficacia, para saber cómo evolucionan unas u otras enfermedades. Pero además, los pacientes que podrían beneficiarse de las terapias con células madre son los lesionados medulares, pacientes con diabetes tipo 1, enfermos de Parkinson, Alzhéimer, esclerosis lateral amiotrófica, dolencia cardiaca y cáncer.

Más sobre

Read more