¿Cómo avanza la inteligencia de los niños en función de las generaciones?

Que puedan utilizar tabletas y teléfono con mucha facilidad no implica un mayor coeficiente intelectual, pero podría contribuir a su desarrollo.

¿Te suene familiar la frase ‘voy a esperar que llegue mi hijo para preguntarle qué le ocurre al móvil’? No todo lo que brilla es oro, que los niños y jóvenes tengan habilidad para desempeñarse con la tecnología y la manejen con más facilidades que algunos adultos no significa que sean más inteligentes que las generaciones pasadas. ¿Acaso no eras tu quien le ponía las cintas de VHS a tu madre? Otros hombres y mujeres aprendieron antes que sus mayores las nuevas herramientas que les ofrecía el mercado y supieron incorporarlas con la misma rapidez que tienen los niños de ahora.

Las nuevas generaciones son más inteligentes que su predecesoras, esto lo determinan estudios y pruebas realizadas para comprobar el efecto Flynn. El médico James Flynn, creador de este método, aseguró hace 40 años, que el nivel de coeficiente intelectual variaba tras 25 años. En la actualidad, este efecto ha permitido corroborar que, efectivamente, los niños de ahora y  de algunos años atrás tienen un mayor nivel de coeficiente intelectual. 

Leer más: ¿Sabes cuál es la clave para que tus hijos sean más inteligentes y creativos?

La alimentación y los estímulos familiares y sociales

Los estímulos son una herramienta extraordinaria para desarrollar aptitudes y habilidades cognitivas, pero no son el único factor que explicaría el aumento del coeficiente intelectual de las nuevas generaciones. La hipótesis que mejor explicaría este aumento de inteligencia estaría dado por los cambios en la alimentación. La gran diferencia entre las generaciones pasadas y las actuales en materia nutricional podría explicar esta mejora. No se trata solamente de alimentarse más, sino de hacerlo mejor, con conocimiento y pudiendo seguir dietas que antaño eran impensadas. 

Si a la manera en la que pueden alimentarse los niños actuales le sumamos la mejora de la higiene cotidiana, la salud y  la asistencia médica, es factible que sus capacidades mentales se eleven a la de hace algunas décadas. Los estímulos digitales y tecnológicos que reciben los más pequeños, desde que nacen, los ayuda en el terreno conductual y favorece la conectividad cerebral.

¿Cómo avanza la inteligencia de los niños en función de las generaciones? VER GALERÍA

Leer más: ¿Es cierto que la inteligencia se hereda de la madre?

No todos los niños nacen más inteligentes

El efecto Flynn no es contundente en todas partes del mundo. Mientras los niños que han nacido en sitios favorecidos ven como su coeficiente intelectual aumenta, los que viven en países poco desarrollados el coeficiente intelectual ha caído. Edward Dutton, integrante del Instituto Ulster para la Investigación Social, afirma que, en algunas sociedades, el coeficiente que coincidía con el efecto Flynn y su evolución, ha comenzado a decaer desde hace tres décadas. 

Para explicar el origen de este problema no hay un único motivo. El que más peso tiene entre los expertos es el que asegura que la presencia de sustancias contaminantes en la vida cotidiana impide el crecimiento intelectual. El cromo, el bromo y el flúor presentes en envases, pesticidas y productos electrónicos agudizan esta situación. La alimentación de las madres durante el embarazo y la carencia de nutrientes, vitaminas y Yodo aumentan el riesgo. El yodo es muy importante durante la gestación y la infancia, su ausencia o carencia puede originar una disminución física y mental. 

Leer más: 

Más sobre