nina-smartphone

Cómo saber si las aplicaciones que usan nuestros hijos son seguras

Solicitar demasiados datos, publicidad engañosa... Hay una serie de señales que nos pueden alertar de que esa 'app' no es la más apropiada para ellos

Internet es una gran ventana abierta al mundo para nuestros hijos. La red se ha convertido en una herramienta básica para nosotros, pero también para ellos, y así lo confirmaba una encuesta del Instituto Nacional de Estadística (INE), ‘Equipamiento y uso de tecnologías de la información y comunicación en los hogares’. Este estudio apuntaba que el 66% de los niños españoles de entre 10 y 15 años tienen teléfono móvil. Y si el uso del ordenador es muy elevado, casi el 90% tiene uno, todavía lo es más el acceso a Internet: cerca del 93% de estos menores navegan por la red.

Nuestros pequeños son 'nativos digitales', y manejan las nuevas teconologías con gran habilidad. Sin embargo, la mayoría no son conscientes de los peligros y riesgos para su seguridad y privacidad que entraña la red. Por ello, es fundamental que los padres controlen no sólo el tiempo que sus hijos están en Internet, sino el tipo de uso que hacen de la misma.

- Lee: Los niños también pueden ser víctimas de la depresión

El control parental, imprescindible

Un estudio de Lingokids, una app para aprender inglés, ha desvelado que el 54% de los padres españoles con hijos menores de ocho años afirma no tener suficientes conocimientos sobre la seguridad de los dispositivos electrónicos que sus pequeños utilizan. Es más, sólo el 46% toma medidas para cerciorarse de que éstos usan de forma segura las tablets y smartphones, y el 36% confiesa que todavía no han incorporado ningún tipo de control parental.

Según advierte Dorothee Monschau, experta en contenidos de esta aplicación, aunque los padres tiengan ciertas nociones básicas de seguridad, la falta de tiempo provoca que, en muchos casos, se permita a los niños jugar con dispositivos no adecuados para su edad, y éstos acaben exponiendo información sensible sobre sí mismos o accediendo a contenidos inapropiados.

Hemos hablado con Cristóbal Viedma, CEO y fundador de Lingokids, que insiste en la importancia de que “los padres controlen los contenidos, aplicaciones… que se bajan para los dispositivos que usan los niños pequeños, sobre todo, en el rango de edades de 8 a 12 años”. Su primera recomendación es que los padres se descarguen la aplicaciónla prueben antes de que el niño la utilice, y que se cercioren de que no contenga publicidad. Advierte que éstas "no son seguras, puesto que no hacen ningún tipo de curación de contenido", lo que significa que no ha sido ni filtrado ni supervisado por un educador o una persona física. 

- Lee: ¿Pueden sentir los niños adicción al teléfono móvil?

¿Y cómo podemos distinguir un contenido seguro y apropiado?

En muchas ocasiones, es complicado discernir qué aplicaciones son adecuadas y cuáles no. A este respecto, Cristóbal nos invita a fijarnos en “la propia empresa que desarrolla la app, ya que debe especificar si el contenido que ofrece está curado o, por el contrario, está abierto”. Una información que suele darse en la descripción de dicha aplicación.

Y nos pone un ejemplo muy sencillo: YouTube general no está curado para los más pequeños, pero YouTube Kids sí tiene un filtro. De hecho, desde la plataforma de vídeos se ha compartido una serie de consejos para que los padres controlen más los contenidos disponibles, entre ellos:

  • Desactivar la búsqueda para que los niños no puedan buscar vídeos.
  • Crear un perfil para cada niño de la casa para, de esta forma, personalizar al máximo su canal y sus vídeos.
  • Programar el temporizador, lo que permite limitar el tiempo que pasan frente a la pantalla.

Para Cristóbal, otro factor a tener en cuenta es la privacidad y solicitud de datos, cuestionarnos qué tipo de información nos pide la aplicación en cuestión, y valorar si ésta guarda relación con el uso que se va a hacer de la misma. 

Asimismo, nos advierte que es necesario revisar la política de privacidad de la aplicación. En caso de que implique el uso de la cámara, “debemos comprobar qué se hace con esas imágenes. Si se almacenan en la nube es un riesgo. No sabemos qué va a hacer la empresa con ellas”. Lo más recomendable es que las guardemos de manera local, en nuestro propio teléfono.

Un consejo al que también se suma Internet Segura for Kids (IS4K), el Centro de Seguridad en Internet para menores de edad en España, con el fin de evitar que se publiquen informaciones no deseadas. La organización comparte, además, unas importantes recomendaciones sobre este tema:

  • Configurar las opciones de privacidad.
  • Usar contraseñas fuertes, bloquear la pantalla… para limitar el acceso a los dispositivos.
  • Utilizar la navegación privada, no guardar contraseñas y cerrar sesión de los servicios.

-Lee: ¿Están preparados nuestros hijos para evitar el 'ciberacoso'?

Cuidado con los chats e interacciones sociales

Cristóbal también anima a investigar qué pueden hacer los pequeños en la aplicación, y si ésta permite que interactúen y chateen entre los usuarios. De ser así, aconseja que se use a partir de los 13-15 años. Al mismo tiempo, comenta que existen apps que restringen la clase de conversaciones que pueden tener, de manera que sólo pueden intercambiar un saludo.

Por último, considera muy importante evitar aplicaciones que te permitan salir fuera de la propia aplicación, acceder desde ellas a otras páginas webs o incluso hacer compras sin control parental.

Nuestros smartphones no cuentan con un historial, como el de los navegadores, que registren la actividad de nuestro hijo, pero lo que sí podemos usar son dos herramientas muy útiles:

  • Family Link de Google, que nos permite ver su actividad, comprobar durante cuánto tiempo han utilizado las aplicaciones, y administrarlas, es decir, bloquear o aprobar las que se quieran descargar de Google Play Store.
  • Tiempo de uso en el iPhone, el iPad o el iPod Touch, con el que podremos saber el tiempo invertido en las apps, sitios webs y otros espacios, así como fijar su límite de uso y restricciones de contenido y privacidad.

Aunque todas estas recomendaciones sean de gran utilidad, Internet Segura for Kids, recuerda que lo ideal es que los primeros pasos de nuestros hijos en la red estén supervisados por un adulto. Así, podremos transmitirles unas conductas adecuadas para que, poco a poco, asimilen este nuevo mundo ante ellos.

- Lee: ¿Hace falta proteger a los niños de las nuevas tecnologías?

Más sobre

Read more