Cómo afrontar la adolescencia de tus hijos con resiliencia

La etapa de la adolescencia es un momento álgido en la vida de toda la familia. Hacerlo con resiliencia es una capacidad que hará de este período un aprendizaje en conjunto, menos tenso y por qué no, hasta entrañable.

La resiliencia es una virtud que aprendemos a lo largo de la vida, con más o menos facilidad. No es un don, ni tiene rasgos genéticos, ni siquiera es una obligación poseerla. Ayuda a tener una vida más plena, a afrontar los retos y dificultades de otra manera, con aceptación y hasta resignación. Contar con la capacidad resiliente es el motor necesario, en muchas ocasiones, para salir adelante.

Todo lo que puedas vivir a su lado durante la adolescencia es una manera de acompañar y reforzar su autoestima. Lo ayudas a dar pasos en firme, en la medida de lo posible y de hacerse responsable de sus actos. Para ti, es una oportunidad única de revivir esos años y aprender de los errores del pasado. 

Leer más: Cómo distinguir la tristeza en los adolescentes

En busca de la empatía perdida

Todos hemos sido adolescentes, quien más quien menos, somos capaces de recordar esa transición entre la niñez y la adultez y los focos de conflictos que abríamos permanentemente. Ponernos en el lugar de nuestro hijo es la mejor manera de acercarnos a él y ayudarlo. 

Cómo afrontar la adolescencia de tus hijos con resilienciaVER GALERÍA

Busca y fomenta momentos a solas con él, propicia un ambiente de armonía y evitar juzgar sus actos. Es una etapa en la que los consejos maternos no son bien recibidos. La red familiar con la que tu hijo cuente será de mucha ayuda para todos. 

Enséñale otras vidas

La adolescencia suele ser un momento de queja permanente entre padres e hijos. Los jóvenes sienten frustraciones que, la mente adulta no percibe como tal, y se crea una distancia que enfrenta a dos generaciones sin ningún sentido. Cuando tu hijo conoce otras realidades, otras problemáticas y sufrimientos, descubre que su vida no es tan mala, decepcionante o carente como creía. 

Colaborar juntos en alguna causa, ser voluntarios de una ONG o participar de alguna jornada para concienciar sobre problemas determinados, es una manera de enseñarle solidaridad, sentido común y una perspectiva diferente de la realidad. Además, es una buena ocasión para compartir tiempo juntos haciendo  una actividad que fortalecerá el vínculo.

Leer más: Los adolescentes activos que pasan más tiempo al aire libre son más felices

Comparte sus metas y objetivos

Basta con echar la vista atrás algunos años, para recordar esa sensación de querer comernos el mundo y a los quince minutos sentir un cansancio interminable. Como adultos tenemos la enorme ventaja de conocer los ciclos hormonales de la adolescencia. Como su nombre lo indica, es una etapa en la que los seres humanos ‘adolecemos de algo’. Ayudar a tu hijo en este aspecto es una trabajo intenso pero con grandes recompensas. 

La adolescencia es un momento vulnerable donde con frecuencia disminuye la confianza que habíamos depositado en ellos. Ayudarlos a afrontar el cambio, sin prisas y sin recelos, los ayuda a ganar confianza en sí mismos. Demuéstrale cómo puede trazar pequeñas, medianas y grandes metas, que encuentre no solo el estímulo del resultado sino también la forma de alcanzar el objetivo. Compartir esta experiencia los ayudará a tener otra perspectiva de este momento inevitable y a reforzar la confianza y los valores personales y familiares. 

Leer más: Tolerar la frustración es también una actitud resiliente

Más sobre

Read more