embarazo-dentista

Caries, gingivitis... las enfermedades bucodentales más habituales en el embarazo

Aunque es frecuente que durante el período de gestación aparezcan este tipo de dolencias, sólo entre el 10 y 12% de las embarazadas asisten a revisión odontológica

Desde el momento en que se confirma el embarazo, comienza la ‘dulce espera’. Nueve meses en los que nos harán ecografías, análisis… diversas pruebas para comprobar que todo marcha correctamente. Aunque solemos visitar al ginecólogo con frecuencia, parece que nos olvidamos de otra consulta no menos importante, la del dentista. Desde el Consejo General de Dentistas de España y la Fundación Dental Española advierten que tan sólo entre el 10 y el 12% de las mujeres embarazadas en nuestro país acuden a revisión odontológica .

Unos datos que preocupan a ambas instituciones, puesto que durante la gestación es habitual que aparezcan diversas dolencias bucodentales. Según nos explica Berta Uzquiza, odontóloga de la Dirección Asistencial de Sanitas Dental, “los cambios fisiológicos y hormonales que ocurren durante la gestación afectan a la boca”, y principalmente a la encía, produciendo su inflamación. Es lo que se conoce como gingivitis, una de las enfermedades bucodentales más habituales en el embarazo.

- Te interesa: 5 señales del estrés en tu boca

Entre el 60 y el 70% de las embarazadas sufren gingivitis

Tanto es así que la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) estima que la mayoría de mujeres embarazadas, entre el 60 y el 75%, la padecen. Se trata de un problema del que “ninguna futura madre está exenta”, en palabras de Berta Uzquiza. Es más, explica que si la persona presenta antecedentes previos de problemas en la encía, “éstos se pueden agravar durante la gestación”.

De hecho, en caso de que no se trate a tiempo acaba convirtiéndose en una enfermedad periodontal o periodontitis, una inflamación crónica que puede causar la pérdida de los tejidos de soporte del diente (la encía y el hueso).

Otro problema derivado de los cambios hormonales de la gestación es la xerostonomía fisiológica, es decir, la sequedad de la boca. Y es que la saliva cumple una función muy importante: proteger nuestra cavidad bucal, así como evitar la halitosis (mal aliento) o las caries.

- Te interesa: Así afecta tu alimentación a la salud de tus dientes

Las caries, otro de los problemas más frecuentes durante el embarazo

Las temidas caries tienden a aparecer también en la gestación. Berta Uzquiza detalla que los vómitos y el reflujo característicos del primer y tercer trimestre del embarazo hacen que “los ácidos procedentes del estómago erosionen el esmalte dental”, aumentando, de esta manera, el riesgo de padecerlas.

Para tratar de mitigarlas, en estos casos, recomienda no cepillarse los dientes hasta pasados al menos 30 minutos después del vómito, y mantener una higiene oral adecuada, usando tanto pasta dentífrica como colutorio con flúor para reforzar el esmalte.

Al mismo tiempo, nos recuerda que hemos de prestar especial atención a los conocidos ‘antojos’, ya que la tentación suele ser demasiado dulce. “El aumento de la ingesta de azúcares no hacen más que aumentar la vulnerabilidad del esmalte, contribuyendo a la aparición de las caries”, apunta. Por ello, es necesario que intentemos disminuir los azúcares que consumimos y mantener una dieta saludable y equilibrada.

- Te interesa: Mantén la salud de tu boca con vitaminas y minerales

Sin miedo a la radiografía intraoral y la anestesia local con las medidas de protección adecuadas

Si la madre tiene, en efecto, una carie, Berta Uzquiza defiende que es recomendable “que se trate durante el embarazo para evitar futuras complicaciones y prevenir su agravamiento por la falta de tratamiento”. “Sólo en cierto tipo de cirugías se recomienda posponerlo hasta que la madre haya dado a luz”, añade.

La odontóloga lanza también un mensaje tranquilizador con respecto al uso de analgésicos comunes y antibióticos sistémicos para calmar el dolor: “son generalmente seguros”, explica. Ahora bien, asegura “que el uso de Metronidazol y de Tetraciclinas debe evitarse, y que la prescripción de medicamentos se deberá consultar en cada caso previamente con el ginecólogo”.

Entre las dudas y miedos que invaden a las mujeres embarazadas cuando asisten a la consulta del dentista se encuentran las radiografías intraorales y la anestesia local, pero la odontóloga es contundente: “pueden estar totalmente tranquilas. Realizar radiografías orales con las medidas de protección adecuadas, un delantal de plomo que cubra el abdomen y el cuello, es completamente seguro tanto para la madre como para el feto. De la misma manera, el uso de anestesia local no conlleva ningún riesgo.”

Normalmente, los tratamientos dentales se realizan en el segundo trimestre, dado que en el primero las náuseas son habituales, y en el tercero, acostarse en el sillón puede resultar muy incómodo para la paciente embarazada.

- Te interesa: Rayos X en el embarazo: ¿cuáles son los riesgos?

La prevención, fundamental

Berta Uzquiza admite que disfrutar de una boca sana antes del embarazo es un “excelente punto de partida”, pero advierte que cualquier mujer puede padecer dolencia bucodentales durante la gestación. Además de las anteriormente nombradas, el granuloma gravídico o tumor del embarazo es bastante común, con una incidencia de entre el 1 y el 5%. Una tumoración benigna que aparece en la encía, y desaparece, espontáneamente, tras el parto, “debido al descenso hormonal que lo acompaña”.

Además, detalla que cada vez existen más estudios que asocian la mala higiene oral de la madre “con nacimientos de bajo peso y pretérmino, diabetes gestacional y preeclampsia”.

Por todo ello, la revisión bucodental durante el embarazo se torna fundamental. Así, podremos prevenir la aparición de cualquiera de estas enfermedades, y tratarlas a tiempo, en caso de que aparezcan.

- Te interesa: La salud bucal en la embarazada, prioridad en la preparación al parto

Más sobre

Read more