Varices vulvares en el embarazo: qué son y cómo prevenirlas

Se trata de una afección circulatoria bastante frecuente que aparece durante los meses de gestación

Aunque el embarazo se trata, en la mayoría de los casos, de una preciosa etapa en la vida de una mujer, también es un periodo lleno de cambios en su organismo que pueden llegar a ocasionar molestos efectos secundarios. Es el caso de las náuseas, la retención de líquidos, la hinchazón, el estreñimiento, la acidez estomacal o un agotamiento generalizado. Pero existe otra afección más desconocida para muchas mujeres, pero igual de frecuente y fastidiosa que las anteriores: las varices vaginales o vulvares.

La insuficiencia venosa es otro de los trastornos más comunes que aparece durante la gestación, periodo en el que se produce una alteración fisiológica en la circulación sanguínea de todo el organismo puesto que el volumen de sangre aumenta para nutrir correctamente al bebé en crecimiento. Sin embargo, y pese a la creencia generalizada, este problema no sólo se localiza en las piernas, ya que las hemorroides, las varices pélvicas y las de la vulva también son consecuencia de esta afección circulatoria.

Lee: Consejos para sobrellevar el embarazo durante los meses de más calor

piernas-levantadasVER GALERÍA

Causas y prevención

Las varices vulvares se producen debido al aumento de la presión venosa hacia los miembros inferiores, que es provocada por la compresión que el útero ejerce en la vena cava inferior y en las venas de la pelvis, agravándose, sobre todo, cuando la embarazada se mantiene mucho tiempo de pie o sentada. Presentan forma de bultos serpenteantes de color azulado que suelen desaparecer de forma natural tras el parto y, normalmente, las mujeres que las parecen presentan hinchazón e incomodidad en la región del pubis, sensación de pesadez en la vulva y molestias tras las relaciones sexuales.

Unos síntomas que, según Caroline Correia, fisioterapeuta especialista en suelo pélvico y fundadora de Fisio Fit Mujer, clínica dedicada al cuidado y salud de la mujer (www.fisiofitmujer.com), pueden prevenirse siguiendo una serie de sencillos consejos. Toma nota de ellos:

  • Evita el estreñimiento
  • No uses prendas excesivamente apretadas que den calor y opriman demasiado la región inguinal y los miembros inferiores
  • Utiliza calzado plano o tacones de menos de 3 centímetros de altura
  • Realiza algún tipo de actividad física moderada como la natación o caminar a ritmo ligero
  • Hazte drenajes linfáticos para aliviar la inflamación
  • Busca realizar reposos de 15 a 20 minutos con elevación de los miembros inferiores
  • Evita estar mucho tiempo de pie o sentada e intenta cambiar de postura a lo largo del día
  • Intenta no engordar demasiados kilos durante la gestación
  • Pregúntale a tu médico sobre el uso de las medias de compresión

En cualquier caso, no dudes en consultar al ginecólogo si tienes cualquier tipo de duda o presentas algunos de los síntomas anteriormente indicados. Es el experto más adecuado y que mejor te puede asesorar acerca de los pasos o el tratamiento a seguir. Asimismo, la especialista insiste en señalar que, en la mayoría de los casos, la presencia de varices vulvares, no contraindican el parto por vía vaginal.

Más sobre