Cómo calcular y controlar el peso durante el embarazo

La báscula puede convertirse en el peor enemigo de las futuras mamás durante la dulce espera

El embarazo es, además de un periodo de gran ilusión y felicidad, un tiempo de cambios físicos y emocionales para la mujer embarazada. Unas transformaciones que no siempre son cómodas y que implican un nivel de atención más alto por parte de la futura mamá. Es el caso del peso, un parámetro muy controlado por los obstetras y que determina de manera capital el buen curso de las semanas de gestación. De este modo, controlar el aumento del mismo durante la dulce espera se convierte en una tarea fundamental, tanto para las mamás como para los profesionales que la asisten durante esta época.

Dependiendo del IMC de la mamá, se recomienda no superar unos índices determinados de peso. Un aumento que debe seguir, como aseguran los expertos, un crecimiento progresivo gracias a una alimentación equilibrada y saludable. Álvaro Díez, nutricionista de Medicamet, ofrece las claves de la ganancia de peso ideal en el periodo de gestación, así como de la dieta que hay que seguir para conseguir no excedernos con los antojos en la Guía de alimentación para embarazadas: "Es aconsejable que la mujer tenga un peso adecuado antes del embarazo. Si es así, durante los 9 meses de gestación se debe aumentar de media entre 1 y 12 Kg, pero depende mucho de cada situación y de cada persona".

Como asegura el especialista, en el primer trimestre la subida debería encontrarse en la horquilla de 1 a 3 kg. Sin embargo, hay mujeres que pueden incluso adelgazar debido a las náuseas y los vómitos que aparecen. Durante el segundo trimestre se produce el mayor aumento de peso debido a sensible crecimiento del feto. Sea como fuere y según apunta el experto, el IMC (índice de masa corporal) nos indicará si el aumento de kilogramos durante la gestación está siendo el adecuado. Para una mujer con un IMC bajo (es decir, menor de 20) la ganancia de peso recomendada es de 12’5 a 18 Kg. En el caso de ser normal (de 20 a 25), se recomienda ganar de entre 11’5 a 16 kg. De encontrarse en una situación de sobrepeso, (de 25 a 30 en la escala) el incremento debería encontrarse entre los 7 y los 11’5 kg. Si nos encontramos con un caso de obesidad (mayor de 30 puntos), lo más plausible es ganar entre 4 y 7 kg.

¿Cómo podemos controlar nuestro peso?

 

Vigilar la subida peso durante los meses de embarazo no es tarea fácil. La constancia en los hábitos alimenticios se convierte en una pieza clave, según los especialistas, para lograr el objetivo deseado. Como aseguran las matronas Silvia Alcolea y Dina Mohamed en la Guía de cuidados en el embarazo, durante la gestación, las necesidades nutricionales son mayores, pero esto "no significa que la futura mamá tenga que comer por dos". Las expertas aseguran que la alimentación debe ser completa y variada, nunca abundante: "Se debe aumentar en la dieta, los alimentos ricos en hierro (hígado, carnes rojas, frutos secos, huevos, lentejas, espinacas y soja) y los alimentos que ayuden a incrementar el ácido fólico, proteínas, frutas, verduras, leche y el pescado azul".

De esta manera es importante reseñar los alimentos que se deben reducir: "Trataremos de evitar los alimentos con excesivas grasas de origen animal, altos niveles de azúcar y carne cruda o curada como el jamón". La digestión se convierte, por tanto, en otra de las piezas claves a la hora de mantener a raya el peso. Evitar comidas pesadas, comer menos cantidad en más veces, evitar bebidas con gas, beber mucha agua y hacer algo de ejercicio durante el día son otras de las pautas a seguir para evitar así el descontrol de nuestra báscula en la dulce espera.

Más sobre