¿Cómo limitar el tiempo que tus hijos pasan frente a la tableta?

Cuando ponemos nuestra preocupación en cómo afecta la tecnología a nuestros hijos, el problema que más nos preocupa es la posible adicción que las pantallas puedan provocar en ellos.

La gran dificultad que tenemos los padres a la hora de regular el uso de la tecnología es que las generaciones actuales están creciendo en un entorno nativo de lo digital, incomparable al grado tecnológico que existía en nuestra generación. Durante muchas décadas el mayor y único dilema a la hora de regular la tecnología era la distancia a la que permanecías de la televisión, procurando no pasar muchas horas delante de ella. Ahora, sin embargo, las tabletas, los móviles, sus aplicaciones y plataformas multiplican las oportunidades de aprender, jugar y conocer, pero también de crear adicción.

Realmente no existen estudios concluyentes sobre el peligro del uso de la tecnología en los niños, pero de forma general se recomienda que no tengan acceso a estos dispositivos antes de los dos años de vida. 

Sin embargo, los especialistas suelen recomendar que un niño no esté más tiempo utilizando una tableta de lo que dedicaría a cualquier otra cosa. Es decir, que de la misma forma que parece poco probable que un niño pueda pasar ciertas horas seguidas dibujando, o leyendo, o jugando a un mismo juego, tampoco debería utilizar un dispositivo electrónico un intervalo de horas que, de invertirse en otra ocupación nos parecería irreal o preocupante. En este sentido los expertos apelan al sentido común.

¿Cómo limitar el tiempo que tus hijos pasan frente a la tablet?VER GALERÍA

Leer: Cinco app para que tus hijos sigan aprendiendo este verano

Diálogo y consecuencias

Es muy importante que el diálogo reine en la relación con tus hijos, en todo, y en esta cuestión especialmente. Porque el hecho de prohibir porque sí el uso de los dispositivos o fijar un tiempo sin que el niño sepa por qué lo hacemos puede ser una forma poco sostenible de ayudarles a relacionarse con la tecnología.

Sabemos que cuando un niño pasa mucho tiempo con una tableta se evade enormemente del entorno que le rodea. Y que en muchas ocasiones cuando le hacemos “regresar” lo hace de forma irascible, mantiene malas contestaciones y se muestra enfadado. 

En algunos casos, los niños desarrollan casi un reflejo de síndrome de abstinencia instantáneo cuando, después de algunas horas con la tableta, se la retiramos. Y si se da ese caso, es muy útil evidenciar qué ocurre para que el propio niño sea consciente de las consecuencias, y sienta que es un aspecto que se debe limitar por su bien. Explícale cuáles son los pros y contras reales de la tecnología, no sólo para imponer tu criterio, sino para convencerle de forma efectiva.

Los niños repiten tus propios hábitos

Es muy difícil educar en la racionalidad del uso de la tecnología a un niño cuando tú estás continuamente revisando el móvil o viendo vídeos que has recibido por whatsapp. Sea por trabajo o no, es vital que tu seas la persona que primero sepa racionalizar este uso, y que mantengas unas reglas de etiqueta doméstica acordes con lo que esperas de tus hijos: no hablar con ellos mientras revisas un dispositivo, no usarlo en la mesa mientras coméis, y no utilizarlo si realmente estás compartiendo tiempo con otras personas.

¿Cómo limitar el tiempo que tus hijos pasan frente a la tablet?VER GALERÍA

Puede que tú utilices el móvil, el ordenador o la tableta por trabajo, pero los niños cada vez más utilizan los dispositivos para sus estudios. De hecho, hay muchos colegios que están empezando a basar todos los deberes en tareas digitales, y la forma de estudiar también se centra en libros electrónicos. Entonces ¿cómo saber si el niño está pasando 4 horas al día estudiando o realmente está jugando?

La única forma de llevar un control es el diálogo y mantenerte cerca desde el principio de él, aprendiendo al unísono cuales son las aplicaciones que utiliza, como su acompañante en este proceso de descubrimiento. Si hacéis que la tecnología sea una herramienta que utilizais a la vez y en compañía, podrás tener recursos y argumentos para vigilar su uso.

Leer: Identifica el síndrome de la 'perfecta mamá' para evitar que mine tu felicidad

Utilizar la tecnología con cabeza

Enséñales que la tecnología debe hacernos más libres y no lo contrario. Se tú quien le muestre las aplicaciones que puede utilizar y qué beneficios le aportarán. Responsabiliza al niño de buscar recetas de cocina, o de buscar información útil para la familia. Si vais a viajar, que sea el niño quién utilice la tableta para explorar vuestro destino, por ejemplo. 

Además, una vez que te cerciores de que tus hijos utilizan las aplicaciones con responsabilidad, tanto en su uso como en el tiempo, no te separes de ellos. Es muy común cierto efecto rebote, y cuando consideramos que ellos son muy maduros y están bien educados respecto a la tecnología, descuidamos el uso que hacen de esta. Pasado un tiempo podemos acabar descubriendo que todos los avances que habríamos podido tener se han perdido, así que es importante que  nunca dejes de prestar atención a su relación con los dispositivos tecnológicos.

Leer: Ayuda a tus hijos a afrontar sus emociones

Más sobre