Ser madre te descubrirá una nueva versión de ti misma

Afrontar la maternidad es un viaje de no retorno que te pondrá frente a tus miedos, deseos y contradicciones, y de esta forma descubrirás una nueva versión de ti que jamás podrías haber previsto antes de iniciar el camino de ser madre.

En nuestra tierna infancia creemos que nuestras madres lo saben todo y que ejercen la maternidad con gran naturalidad. Pero tal vez fruto de los tiempos, vivimos en una época en la que más que nunca se juzga la forma de obrar de las madres. Existen muchas tendencias, modas y doctrinas que marcan la pauta de lo que una madre debe hacer: dar o no el pecho, preocuparse o no de que su bebé llore, hacer o colecho, etc.

Tomes las decisiones que tomes acerca del tipo de crianza que quieres para tu bebé, lo cierto es que es una época de tu vida difícilmente comparable a otras. En ella tu cuerpo atraviesa una etapa de fuertes cambios a lo largo del embarazo, y una vez con tu bebé en casa deberás tomar decisiones de forma contínua sin conocer en muchos casos las implicaciones a medio o largo plazo que tengan.

A esto hay que sumar el cansancio, que más bien resulta agotamiento. Porque, sobre todo en los primeros meses, no se ha terminado de asimilar el parto cuando tu vida ya está inmersa en atender aun bebé que demanda muchos cuidados, y que seguramente no te lo pondrá fácil.

Cómo ser madre te descubre una nueva versión de ti VER GALERÍA

Ser madre te pone a prueba y te sitúa en el otro lado del espejo. Acostumbrada durante toda tu historia vital a ver cómo tu madre parecía haber nacido sabiendo qué hacer en cada momento, ahora descubres, no sólo que lo normal es no tener ni idea de la mayoría de cuestiones que debes solucionar en tu día a día, sino que además es normal sentir cierta ansiedad ante la posibilidad de fracasar.

Leer: Quiero ser madre a los 40 años, ¿qué tengo qué saber?

La maternidad es hoy más vigilada que nunca

Por mucho que la compañía del padre sea activa y muy cercana, lo cierto es que el embarazo, el parto y la maternidad acaban siendo cuestiones que acaban perteneciendo a ti de una forma muy profunda, dado que es tu cuerpo el que se ve implicado en este proceso y son muchas las decisiones que te interpelan en la intendencia del día a día.

Cómo ser madre te descubre una nueva versión de ti VER GALERÍA

Por esta razón, han surgido muchos conceptos que definen las posibles maternidades, casi como si fueran tendencias filosóficas o de pensamiento político: lo que debe hacer y lo que no debe hacer una madre. Cómo sentir la maternidad. Cómo relacionarte con tus hijos. Y si eres más o menos libre ejerciendo una opción u otra. Lo cierto es que todo es válido, porque a la vez no hay dos mujeres iguales, ni dos maternidades idénticas. Todo tiene que ver con tus propias circunstancias y con lo que sientes que debes hacer.

Leer: Estas son las decisiones que debes tomar en tu plan de parto

Descubre el tipo de madre que eres

Atravesar el ciclo de la maternidad te convierte en una persona que ha tomado todas estas decisiones y más. Y por este motivo, descubres que para unos eres una madre estupenda y para otros… produces un fruncir de ceño. Pero todo esto hace que atravieses un camino de no retorno que te convierte en una versión de ti que jamás habrías imaginado antes de dar a luz, y que ni siquiera podrías haber planificado en un principio.

Porque cómo obrar y cómo relacionarte con tu hijo son cuestiones que no puedes preveer y que, en muchos aspectos, descubrirás que gran parte de tus elecciones teóricas antes de ser madre se revocarán una vez que estés ya en este proceso. La maternidad es, por tanto, un proceso vivencial que se interpreta de forma única por cada madre, y es en este sentido donde de forma inequívoca aflora tu libertad de elección y criterio.

Y pese a que antes de ser madre habrías renegado de esta afirmación, una vez que lo eres no puedes dejar de estar de acuerdo: una vez que has atravesado este camino, ser madre es una cualidad que te define, de una manera personal e intransferible, y que te confiere una personalidad inequívocamente distinta y madurada que antes de haber comenzado este tránsito.

Leer: Por qué se produce retención de líquidos durante el embarazo

Más sobre