Identifica el síndrome de la 'perfecta mamá' para evitar que mine tu felicidad

Herramientas que te ayudarán a regatear la excesiva autoexigencia que suele surgir tras ser madre

Durante la historia de la humanidad, la figura de la madre ha estado ligada, en muchos casos,  al sentimiento de renuncia y el esfuerzo añadido que conlleva la complicada crianza de los hijos. El devenir de la historia y la evolución del ser humano han provocado que esta dura tarea haya terminado conviviendo con otros aspectos en los que, a la madre, se le exige cumplir con unos objetivos inalcanzables. Trabajar fuera de casa, atender a las tareas del hogar, cuidar a la familia y además estar perfectas ha derivado en que, cuando una mujer entra de lleno en la maternidad, se encuentre de lleno con una realidad que dista mucho de la imagen idílica que había proyectado previamente en su mente. Como es sabido, ser madre es una gran experiencia en la vida de cualquier mujer, pero, a su vez, genera un importante impacto emocional en las mujeres.

Madre e hija jugando con pompas de jabónVER GALERÍA

Noelia Pascual, terapeuta emocional y coach personal, impulsora de Objetivo Emoción (www.objetivoemocion.com) describe a la perfección las sensaciones que experimenta cualquier madre cuando se topa de lleno con la realidad: "La futura mamá suele sentirse desbordada, insatisfecha, triste o apática". Unos sentimientos que, como destaca la experta, suelen derivar en la dura realidad de sentirse "mala madre": "Las complicadas emociones junto con el cansancio, la soledad de una maternidad sin tribu y una escasa gestión de las emociones consiguen que las mujeres nos veamos afectadas emocionalmente desarrollando sentimientos de tristeza, frustración, incapacidad, angustia o culpa…". Es lo que se conoce como el 'síndrome de la mala madre'.

Madre con hijo en el campoVER GALERÍA

Un proceso que, según la especialista, toca de lleno la autoestima, sobre todo de las madres primerizas: "Afecta en general a todas las mamás, pero una mujer que acaba de ser madre está en un momento muy vulnerable a nivel emocional y eso sumado con un bombardeo social de lo que se consideran como 'madres perfectas'". Se trata de un complicado camino que, como afirma Noelia, nos acompaña años después de dar a luz: "Se arrastra más allá. Aún seguimos navegando con la bandera de que los hombres tienen que ser los más fuertes y no mostrar emociones, mientras que las mujeres cuidan estas emociones y se encargan de casi todo lo demás, además de estar perfectas". La problemática como determina la coach es clara: "Nos estamos intentando adaptar a un mundo creado por y para los hombres en el que aún queda mucho trabajo para alcanzar la igualdad".

Madre con hijos jugando en la playaVER GALERÍA

Con esta complicada realidad, ¿cómo se puede poner freno a este síndrome? Una pregunta con una respuesta que pasa por la importancia del acompañamiento emocional por parte de un experto junto con la puesta en práctica de unos sencillos tips que ayudarán a sacar el máximo partido a este trabajo personal:

Consejos para combatir el síndrome de la 'perfecta mamá':
 

  • Invierte tiempo en conocerte y escucharte
  • Expresa tus emociones sin miedo, si tienes ganas de llorar llora, no te reprimas, ni te sientas culpable por ello. No eres una “mala madre” por sentirte triste, irritable o cansada.
  • Sé realista contigo misma desde el amor, el respeto, la aceptación y no caigas en comparaciones absurdas
  • Quiérete mucho, eres valiosa y única
  • Práctica la técnica “del no hacer nada”, descansa
  • Conecta con tu energía más íntima, pinta, escribe, lee, pasea por el campo…
  • Disfruta del aquí y el ahora, lo que tenga que ser será
  • Baja el nivel de autoexigencia, acepta que tu vida ha cambiado, no esperes seguir llevando el mismo ritmo que antes de ser madre o te sentirás desbordada
  • Pide ayuda. No intentes hacerlo todo tú sola, no intentes ser una súper mujer que puede con todo o acabarás sintiéndote agotada y sola.
  • Aprende a decir no a los que te rodean, no te olvides de pensar en ti, en lo que sientes y en lo que necesitas
  • Busca espacios para ti como mujer, para cuidarte, mimarte... tú tienes que ser lo más importante de tu vida
  • Pasa tiempo con otras mujeres para sentirte escuchada, apoyada y comprendida.

Más sobre