parto

Parto en el agua, hipnoparto y otras técnicas para aliviar el dolor

El dolor es una ayuda durante el proceso del parto. Va cambiando de intensidad y fomenta que la mujer escoja las posturas más cómodas. Hay técnicas, sin embargo, que ayudan a controlar mejor este dolor.

by Nuria Safont

Si has dado a luz o vas a hacerlo, seguro que te sonarán técnicas como la dilatación en bañera, el parto en el agua, el hipnoparto, y otras para aliviar el dolor en el alumbramiento. Y es que, a pesar de que nunca antes el parto ha sido tan seguro a nivel médico como lo es hoy en día, “tampoco antes las mujeres han llegado a este momento con tanto miedo al dolor que pueden sentir”, señala la experta Susana Cerdán, matrona y directora de Centro Maternalia, en Pamplona. La especialista opina que quizá esta emoción "sea el resultado del actual modelo de atención al parto, que medicaliza y hace que, en muchos casos, las mujeres confíen más en la tecnología del hospital que en su propia capacidad para parir". Esta podría ser también una de las causas por las que algunas embarazadas, como la duquesa de Sussex, Meghan Markle, opten por parir de una forma más natural, tranquila y, a poder ser, en casa o en un centro de parto, no en un hospital. 

- Relacionado: Meghan Markle: ¿Dará a luz en su casa de Frogmore Cottage?

Para afrontar este dolor de la mejor manera, es esencial la actitud mental que lleve la mujer al parto. “La producción de oxitocina, hormona que regula las contracciones del útero, se segrega desde el cerebro. El miedo y el estrés inhiben esta producción, ya que la adrenalina es antagonista de la oxitocina. El parto se puede alargar de forma innecesaria si el miedo al dolor nos bloquea y estresa, porque nuestro cuerpo no podrá producir la oxitocina necesaria”, advierte Susana Cerdán.  

El principal medio para controlar esta sensación es darse cuenta de que “el dolor de parto es el único que indica que todo va bien y que el cuerpo está realizando exactamente la función para la que está programado”, asegura.  

Técnicas que ayudan a aliviar el dolor

Aún así, y para ayudar a la madre, existen hoy en día muchas técnicas muy útiles para aliviar el dolor de parto aunque, en general, se puede decir que cuanto más activa y en movimiento esté la mujer, mejor llevará el dolor del mismo. El parto es movimiento, y la libre elección de posturas durante todo el proceso, es fundamental.

- Relacionado: Ejercicios para un parto ideal y un postparto sin secuelas

Hipnoparto (o técnicas de autogestión de dolor de parto): Las técnicas de hipnoparto preparan tu mente para reemplazar miedos por seguridad y confianza y te proporcionan las herramientas necesarias para navegar cualquier escenario posible el día de tu parto

Acupresión en la pelvis: la contrapresión que provocamos presionando ciertos puntos de la pelvis durante la dilatación es de gran alivio para la mujer.

Calor: una técnica que no hay que infravalorar. El calor ayuda a relajar y vasodilatar la musculatura de la pelvis y el periné. Es una de las pocas técnicas que podemos usar desde el principio de la dilatación hasta el final del expulsivo

TENS obstétricos: son pequeños estímulos eléctricos que estimulan la producción propia de endorfinas, la morfina propia del cuerpo.

Inyecciones de agua estéril: funcionan de forma parecida al tens. Son muy sencillas de poner y no tienen efecto secundario alguno.

Técnicas de rebozo: el rebozo es un fular de origen mejicano que ayuda a relajar la musculatura de la pelvis y que, con movimientos vibratorios, alivia el dolor durante el parto.

Masaje miofascial: utilizando pelotas con pequeños pinchos, se estimula mejor la microcirculación de la fascia que rodea todas las estructuras corporales. El efecto es un mejor funcionamiento de las mismas a la vez que proporciona un alivio inmediato mientras se realiza.

Libre elección de posturas y movimiento: no sólo alivia el dolor, sino que facilita mucho el progreso de parto y el descenso del bebé por el canal de parto. No hay mejores o peores posturas, lo importante es escuchar la necesidad de cada mujer en cada momento durante el parto. Sí hay una postura a evitar, sin embargo. Se trata de la postura de litotomía. O lo que es lo mismo, estar tumbada boca arriba. Esta postura complica el expulsivo, ya que el bebé tiene que subir hacia arriba para poder nacer, y además bloquea completamente el movimiento de la articulación sacroilíaca, cuya movilidad, aumenta los diámetros de salida del estrecho inferior de la pelvis.

Oxido nitroso: también conocido como gas de la risa, se inhala con una mascarilla durante la primera parte de la contracción. Actúa a nivel del sistema nervioso central, la mujer siente la contracción, pero el gas disminuye la sensación de dolor durante el pico de la contracción.

Analgesia epidural: la más efectiva a nivel analgésico. La sensación de dolor desaparece completamente. Puede tener, sin embargo, otros efectos menos deseados: cese de dinámica uterina, bajada brusca de tensión arterial, necesidad de usar oxitocina sintética si las contracciones cesan, entre otras.

- Relacionado: ¿Por qué Kate Middleton se ha recuperado tan rápido del parto?

Parto en el agua

El parto en el agua es otro de los métodos que se utilizan para aliviar el dolor. Según explica la doctora Sandra Ortega, ginecóloga del Hospital Vithas Nisa Rey Don Jaime (Castellón), “si se selecciona a las pacientes según un protocolo establecido, se podrán beneficiar de las ventajas de la hidroterapia. Estas candidatas deben ser pacientes de bajo riesgo, en trabajo de parto y con contracciones regulares”.

Sin embargo, el alumbramiento no se hace en el agua. “Hasta obtener suficiente evidencia científica que lo avale, se recomienda permanecer en el agua durante toda la fase de dilatación y, en el momento del periodo expulsivo, vaciar la bañera o realizar el parto fuera de esta. Las complicaciones del bebé son muy infrecuentes, pero muy graves cuando existen”, alerta la especialista. Asimismo, "si la paciente desea analgesia epidural deberá abandonar la bañera", indica la especialista en obstetricia y ginecología, Sandra Ortega.

¿Qué requisitos tiene que tener un centro para el parto en el agua?

Debe ofrecer la infraestructura adecuada y la atención de personal formado con baja carga asistencial. Es decir, son necesarias dos matronas para su correcto control. Por último, además de la hidroterapia, en estos centros se ofrece ambientación con luz tenue, música relajante, aromaterapia e imágenes visuales o teatro sensorial, técnicas que también facilitan el trabajo de parto y contribuyen a aliviar el dolor. 

- Relacionado: ¿Qué particularidades tiene el parto en el agua?

Más sobre: