Así varían los síntomas en el segundo embarazo

Si estás embarazada de tu segundo hijo, es posible que notes algunos cambios con respecto al primer embarazo.

Aunque cada embarazo es único, es frecuente que se produzcan algunos cambios entre el primer embarazo y el segundo, tanto en los síntomas, como en el parto y el postparto. Estos son los cambios más frecuentes, pero es posible que notes solo alguno, todos o ninguno.

Se nota antes el embarazo

Es muy habitual que la tripita de embarazada se note antes en el segundo embarazado y siguientes. Y no es porque tu bebé crezca ahora más rápido o sea más grande, tampoco significa (necesariamente) que estés cogiendo más peso. La razón es otra y más sencilla, y es que los músculos abdominales están más distendidos. Si el primer embarazo no se hacía evidente hasta el cuarto o quinto mes, es normal que en el segundo se haga visible a partir del tercer mes. Esto no quiere decir que tu tripa vaya a ser ahora mayor, pero sí que adopta su forma de embarazada mucho antes.

Puede que te sientas más cansada

De hecho, es lo que seguramente ocurra, según afirman un gran número de mujeres en sus segundos embarazos. Puede que no se trate tanto de un síntoma que se produzca por el embarazo sino por la presencia de otro niño en casa, que requiere de tu atención y cuidados. Por lo tanto es la falta de tiempo la que impide descansar todo lo que nuestro cuerpo nos pide.

Así varían los síntomas en el segundo embarazoVER GALERÍA

Es posible que incluso tu entorno te considere ya una embarazada experta y te vean más capaz de todo, por lo que de manera inconsciente ya no están tan pendientes de liberarte de algunas cargas como ocurría en el primer embarazo. 

Leer: Las mejores apps para llevar un correcto seguimiento de tu embarazo

Para poder descansar lo más posible, no dudes en pedir ayuda siempre que lo necesites, porque no es necesario que demuestres ser más fuerte de lo necesario. Además, elimina toda actividad que consideres innecesaria y busca tiempo libre para descansar.

El segundo parto puede resultar más sencillo

Es cierto que cada parto es diferente y que nada nos garantiza que se parezca al anterior, ni tampoco que lo mejore. Pero sí parece ocurrir con bastante frecuencia que en el segundo el periodo de dilatación es bastante más corto que en el primero y que, además, el expulsivo resulta más fácil. 

El cuello del útero de las mujeres que ya han dado a luz es menos rígido que en las primerizas, y se acorta (borra) antes. También están más distendidos los músculos y tejidos del periné. Todo esto hace que el periodo de dilatación se acorte alrededor de dos horas con respecto al primero. El tiempo del expulsivo también suele reducirse y puede tardar apenas 10 minutos.

Leer: Así se produce la diástasis abdominal

La depresión postparto es menor

Sin duda, ya no es una sorpresa tan grande los cambios que conlleva el nacimiento de un hijo, porque ya lo has experimentado, ya no eres nueva en esto, y seguramente estés inmersa aún en el cuidado intensivo de tus otros hijos. Según algunos estudios, a partir del segundo hijo el estrés de la madre es mucho menor, ya que han ganado confianza en sí mismas y tienen menos dudas de cómo se desenvolverán a la hora de cuidar a su bebé.

Eso sí, los expertos advierten que en ocasiones puede haber un sentimiento de culpa con el segundo hijo, que no experimentamos con el primero, porque ahora ya no disponemos de todo el tiempo en exclusiva para él, sino que debemos repartir nuestra atención entre todos nuestros hijos.

Leer: Prepara la llegada de tu bebé a casa

Más sobre