AdobeStock_bebe-casa

Prepara la llegada de tu bebé a casa

Una buena limpieza a fondo y una organización óptima del espacio son dos de las tareas fundamentales

Durante el último trimestre de embarazo, la futura mamá, más si es primeriza, tiene la cabeza puesta en la inminente llegada del bebé, especialmente en aspectos como la inseguridad sobre la crianza y el temor al parto. Comienza la cuenta atrás definitiva, falta muy poco para tener al pequeño en brazos y es el momento idóneo para adelantar todos los preparativos antes de la entrada de un nuevo miembro al hogar familiar. Sin embargo, son muchas las cosas que hay que tener en cuenta y este paso puede acabar convirtiéndose en un auténtico quebradero de cabeza para los padres, sobre todo para los más 'novatos'.

No obstante, aunque la llegada de un bebé suele ir acompañada de un cierto grado de miedo, basta con intentar mantener la calma y aplicar el sentido común para cuidar el bolsillo y saber diferenciar qué es realmente necesario y qué no.

Leer: Estos son los cambios que experimenta la mente durante el embarazo

Limpieza profunda

A pesar de que, en muchas ocasiones, los pensamientos se centran únicamente en comprar los artículos necesarios para el bienestar del bebé, la limpieza es el primer punto que se debe abordar. Pese a que una buena limpieza a fondo es especialmente necesaria cuando el bebé gatea y se lleva las cosas a la boca, también es importante preparar higiénicamente el hogar antes de su llegada. Aunque no hay que obsesionarse, se deben desinfectar todos los rincones, lavar a fondo o guardar las alfombras para que no transporten ácaros y limpiar toda la ropa de la casa con agua y bicarbonato, para que no tengan un exceso de detergente que puede resultar nocivo para un recién nacido.

Organiza el espacio

Por otro lado, se debe acondicionar el espacio. Es decir, retirar todos los productos que puedan romperse con facilidad, comprar protectores para los enchufes, buscar un área para colocar los juguetes… Además de habilitar una zona para el baño del bebé, con su bañera y su cambiador.

Leer: Tu bebé también puede hacer yoga

La habitación de la casa que se destine al bebé debe ser un espacio acogedor y agradable que le brinde seguridad y confort. Es preferible que esté cerca del cuarto de los padres, que tenga luz natural, cuente con una buena ventilación y sea lo más silencioso posible. Para el suelo, no es recomendable utilizar moquetas y es mejor optar por materiales como las maderas macizas con acabados naturales para los muebles, evitando los barnices.

En cuanto a la decoración, debemos confiar en la máxima del 'menos es más', evitando recargar el ambiente con dibujos y colores. a pesar de que en muchas ocasiones pensemos que puede ser del agrado de nuestro hijo. Durante los primeros meses, decántate por lo imprescindible. Es decir, una cuna con un mueble llamativo, una cómoda o mueble cambiador y, en el caso de contar con bastante espacio, un ropero.

Leer: Por qué es importante que anclemos los muebles a la pared cuando tenemos un bebé en casa

Objetos necesarios

Para no dejarnos llevar por la oferta infinita de productos dirigidos a recién nacidos, es importante hacer una lista con los objetos que realmente necesitamos para el bienestar del bebé. Un carrito, una sillita homologada para el coche, un portabebé, una cuna y una trona para cuando comience a comer sólido son algunos de los must have que no pueden faltar en el hogar. Tampoco se deben olvidar los primeros elementos de juego, productos para el cuidado de su piel y ropita de algodón, como ranitas, bodies y pijamitas, así como mantitas, ropa de cama, sábanas y toallas.

More about