Pilar Rubio

Pautas para recuperar la figura después de ser mamá

Consultamos a un experto para descubrir las claves con las que la recuperación del postparto no se convertirá en una cuesta arriba

Después de dar a luz son muchas las madres que se plantean recuperar la figura que tenían antes del embarazo. Algunas 'celebrities', como Pilar Rubio y Laura M. Flores se han puesto en forma en tiempo récord con la ayuda de entrenamientos personalizados, pero, para conseguir una figura atlética después de tener al bebé, siempre se debe contar con las recomendaciones de un profesional. Hemos consultado a un experto, con el fin de descubrir las claves de una recuperación postparto adecuada. Antonio Calderón, entrenador en el centro Go Fit Sevilla, nos ha explicado cómo hacer de este proceso una rutina efectiva y responsable. 

 

Cada mujer tiene una constitución y un tipo de metabolismo, por lo que no a todas les funcionarán los mismos ejercicios. No obstante, existen unos consejos generales que pueden ayudar independientemente de sus "hábitos, características y preferencias", tal y como explica el experto. "Cuando alguien da a luz debemos esperar un tiempo prudencial para volver a realizar actividades físicas, en función de las condiciones de cada una. Debemos comenzar con ejercicios sencillos y sin demasiada carga, para evitar dolores en las cicatrices y zonas que más han sufrido durante el parto", puntualiza.

Leer: Todo sobre el tratamiento con el que Pilar Rubio ha tonificado su cuerpo tras el embarazo

Consejos para recuperar la línea poco a poco

El entrenador explica que los primeros pasos a la hora de recobrar la figura deben aunar deporte moderado y alimentación saludable. "Se debe empezar con una alimentación equilibrada combinándola siempre con ejercicio físico con técnicas sencillas". Entre ellas destaca las flexiones, los abdominales isométricos, el yoga y el pilates, disciplinas que deben realizarse a un ritmo tranquilo. "También es aconsejable la práctica de ejercicios aeróbicos suaves y otras opciones como caminar, nadar e incluso pedalear (poco a poco y en bicicleta estática)".

El experto puntualiza, además, que, si bien es conocida la necesidad de realizar un buen calentamiento previo a la práctica deportiva, también resulta igual de significativo incluir los estiramientos como parte de la rutina de recuperación. El profesional recalca que es importante que "el entrenamiento sea progresivo". Así, explica que a medida que vaya pasando el tiempo y conforme la mamá se sienta más cómoda "irá progresivamente aumentando la dificultad y la intensidad del deporte".

El abdomen es una de las zonas del cuerpo que más cambios sufren durante un embarazo. Conseguir fortalecerlo puede convertirse en un auténtico reto. Antonio Calderón explica: "El abdomen es una de las áreas más perjudicadas cuando se tiene un bebé, para trabajarlo es aconsejable realizar ejercicios para fortalecer el suelo pélvico". Lo mismo sucede con los glúteos y la cadera, dos zonas que necesitan "trabajo de fuerza localizado en estas zonas para conseguir alcanzar la figura que se tenía antes del embarazo".

Leer: En ¡HOLA! Georgina Rodríguez cuenta los secretos de su rápida recuperación tras el parto

Dos ejercicios que puedes hacer con la ayuda de un profesional para ponerte en forma

Para fortalecer los glúteos, el experto recomienda una sentadilla con fitball estática. Apoyamos una pelota de pilates sobre la pared y nos colocamos de manera que la zona lumbar esté apoyada en la pelota. Flexionamos las piernas en posición de sentadilla hasta que muslos y tibias formen un ángulo de 90 grados (con la espalda recta, como si estuviéramos sentadas y con las rodillas que no sobrepasen las puntas de los pies) y aguantamos durante 60 segundos. Haremos las repeticiones que recomiende nuestro monitor, según nuestras circunstancias.

En vídeo: Clase especial de sentadillas para ponerte en forma

Para tonificar el abdomen realizaremos una plancha abdominal frontal, una opción muy sencilla. Bocabajo, apoyaremos los antebrazos en el suelo, elevaremos el cuerpo y dejaremos los pies sobre las puntas. Con la espalda recta debemos aguantar en esta posición al menos un minuto y, como en el caso anterior, tendremos que realizar las repeticiones que nos aconseje un profesional.

Más sobre