Quiero quedarme embarazada, ¿qué necesito saber para conocer si soy fértil?

Hablamos con una experta en fertilidad que nos da las claves sobre lo imprescindible para ser madre

Son muchas las mujeres que desean quedarse embarazadas. Si bien algunas de ellas lo hacen durante su juventud, la mayoría espera encontrar una estabilidad personal y laboral antes de tomar la decisión. Sin embargo, las circunstancias actuales, que hacen que resulte más difícil que hace años encontrar el momento propicio para la maternidad, provocan que la idea de quedarse embaraza se retrase y se decida tener hijos a edades menos recomendadas. La duda para quienes aún no han podido adentrarse en esta experiencia, porque consideran que todavía no ha llegado la ocasión apropiada, suele ser la misma: ¿Seré fértil aún? Para aclarar esta y otras grandes preguntas sobre fertilidad, hablamos con la reconocida Dra. Elena Carrillo de Albornoz, responsable de Fecundación in Vitro del Hospital Ruber Internacional.

-Leer: Superado el primer trimestre de embarazo, ¿y ahora qué?

"No cabe la menor duda de que la edad es el factor más determinante en la mujer a la hora de quedarse embarazada. Lo que pasa es que la edad biológica ideal hoy por hoy para hacerlo, que es en la década de los 20, no se corresponde con las expectativas laborales, de proyectos de futuro y de pareja que hay en la actualidad. Conforme van pasando los años, la capacidad reproductiva de la mujer va disminuyendo las posibilidades de embarazo". Si bien se trata del punto al que se debe prestar más atención, la experta explica que hay matices, pues hasta los 35 años "hay una bajada progresiva de las posibilidades que se acentúa a partir de estos años y cae en picado a los 40 años". 

Herramientas para conocer si soy fértil

Tal y como explica la especialista, las características básicas para conocer nuestro estado en términos de fertilidad son: que se tenga un ciclo menstrual regular – que dure entre 26 y 32 días, lo que indicaría que se trata de un ciclo ovulatorio-, que las trompas estén permeables (pues es donde se une el óvulo con el espermatozoide) y que el útero sea normal y receptivo. En este sentido, es importante tener en cuenta si hemos tenido alguna patología ginecológica que haya originado una sospecha en cuanto a un problema interno, "por ejemplo, que se haya tenido anteriormente una endometriosis, un problema infeccioso, una enfermedad inflamatoria pélvica, quistes en los ovarios…".

-Leer: Ante los síntomas de embarazo, ¿son fiables los test caseros?

Por otro lado, en cuanto al varón, que es quien aportaría los espermatozoides, apunta que es necesario que su semen tenga unos parámetros normales y que tampoco tenga ningún antecedente que pueda hacer presuponer que existiría alguna patología con respecto a este fluido. 

En cualquier caso, la doctora siempre recomienda la visita a nuestro ginecólogo para comprobar que estamos en el momento idóneo. "Si vas a planificar el embarazo, el ginecólogo te dará consejos sobre cuándo son los momentos más fértiles de tu ciclo o cuáles son las vitaminas preconcepcionales que tienes que tomar". Así, indica una visita previa al momento del embarazo que asegure, gracias a las analíticas, que los valores son los adecuados, que nos hemos vacunado correctamente y que hemos superado ciertas enfermedades. Además, con esta consulta es posible conocer las pautas necesarias para hacer frente a la concepción y las medidas de prevención imprescindibles para que el proceso sea lo más favorable posible para el bebé. 

El plan B de quienes quieren retrasar su embarazo

A pesar de todas las recomendaciones, hay mujeres que aún no se sienten preparadas para quedarse embarazadas, pero que desean tener hijos en otro momento. Para los citados casos, la experta expone otra opción a la que recurren muchas de ellas: "Actualmente cuando la paciente tiene 32-33 años, no tiene expectativas de embarazo y sí tiene deseos en un futuro, más o menos inmediato, de ser madre, se le plantea y se le explica la posibilidad de congelar óvulos". Si bien aclara que no sustituye al embarazo en el momento biológico más apropiado, indica que es una opción más para las pacientes y que es importante conocer su existencia y sus limitaciones. 

More about