Las emotivas palabras de Sara Carbonero sobre 'los segundos'

"Si los segundos no existieran, habría que inventarlos", concluye la periodista en una bonita carta a su hijo, el pequeño Lucas, que se ha viralizado rápidamente en las redes sociales

"Los segundos son de otra pasta, los segundos tienen el cielo ganado, los segundos son más independientes, espabilados y autosuficientes. Son unos supervivientes... Estamos hartos de escuchar y repetir estas frases". Así comienza la carta que Sara Carbonero dedica a su hijo Lucas, 'el segundo' de la periodista y su pareja, el guardameta Iker Casillas, quien nació en junio de 2016, dos años después que su hermano mayor, Martín. Un emotivo escrito que se viralizó rápidamente en la Red y en el que la manchega reflexiona sobre la posición de los pequeños que llegan 'más tarde', que "tienen que ingeniárselas para hacerse su sitio" y "no son los protagonistas de muchas primeras veces de sus papás ni de los temas de conversación en la mesa".

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

Educar sin diferencias

No es lo mismo ser hijo único que ser el mayor, el mediano o el pequeño. La posición que uno ocupa entre los hermanos puede determinar sustancialmente su personalidad. Aunque compartan los mismos padres, viven experiencias totalmente diferentes y desarrollan distintas estrategias para ganarse la atención de los progenitores.

En general, el primogénito suele gozar de ciertos privilegios, aunque también suele sentirse como el 'príncipe destronado' a medida que llegan nuevos miembros a la familia. Sin embargo, el segundo puede acomplejarse por no ser el primero y sufrir, pero suele adaptarse con gran facilidad a algunas consecuencias, como el tener que heredar ropa o ser constantemente 'comparado' con el mayor. "Heredan con alegría ropa y juguetes y se debaten entre imitar y repetir todo lo que hacen los héroes de sus hermanos y forjarse su propia personalidad", escribe la periodista en su publicación de Instagram, donde no duda en alabar el carácter de 'los segundos'. "Son pacientes, conformistas y conciliadores, pero también fuentes inagotables de energía, unos auténticos terremotos que crecen aprendiendo lo bueno y lo menos bueno de los pequeños maestros que tienen en casa".

Hija y madre embarazadaVER GALERÍA

Leer: Sandra Bullock habla sobre su papel como madre soltera

Nuevas enseñanzas

Los retoños no son los únicos que son dispares, como tampoco son los únicos que viven una experiencia diferente. Consciente o inconscientemente, los padres también se comportan de manera distinta con cada uno de sus niños, ya que nunca toman el mismo papel, y aprenden de cada nueva crianza y reto al que se enfrentan. "Claro que ellos también vienen para enseñarnos, por ejemplo, que si los papás pensamos que lo sabemos todo de ellos porque son los segundos estamos muy equivocados. O que el amor no solo no se divide, sino que se multiplica por infinito. Que lo que nos 'funciona' con un niño no tiene por qué hacerlo con otro. Que los retos, emociones y miedos seguirán siendo los mismos y que por mucho que tratemos de no repetir los errores cometidos, caeremos en otros diferentes", continúa la it girl, quien incide en la idea de que cada hijo es 'un mundo'.

Leer: Descubre una nueva forma de recorrer el Camino de Santiago con tus hijos

Además de ensalzar la "rebeldía" que caracteriza a 'los segundos', Carbonero asegura "que no hay momento de mayor seguridad para una madre o padre que cuando le ponen por primera vez a su segundo hijo en brazos". "Si los segundos no existieran, habría que inventarlos", concluye la esposa de Iker Casillas en esta emotiva carta con la que celebra la existencia de su segundo.

Más sobre