Los minerales que tus hijos necesitan para crecer

Durante la etapa infantil es especialmente importante el aporte de determinados micronutrientes para un correcto desarrollo de huesos y músculos

Una alimentación saludable pasa por una dieta variada en la que se contemplen todos los grupos –carnes, pescados, legumbres…- con el fin de que el organismo obtenga los nutrientes necesarios para su correcto funcionamiento. De este modo, las grasas saludables, proteínas e hidratos deben formar parte de la rutina diaria, así como los llamados micronutrientes, grupo formado por las vitaminas y los minerales

Estos últimos, si bien son imprescindibles durante todas las etapas de la vida, son especialmente relevantes en épocas como el crecimiento de los más pequeños, pues ayudarán a un desarrollo correcto de huesos, dientes y músculos, entre otras funciones. Sus beneficios van asociados directamente con una ingesta variada y adecuada de vitaminas, pues permiten su correcta absorción. De todos, estos son los que debes tener especialmente en las primeras etapas de la vida de tus hijos:

Los frutos secos y sus mineralesVER GALERÍA

Calcio

La estructura ósea está formada principalmente de calcio y una densidad baja del mismo tiene como consecuencia unos huesos frágiles con tendencia a fracturas. Cuando el esqueleto está en desarrollo, es un mineral que debe tener especial presencia en la dieta, para asegurar que estos evolucionen fuertes y sanos. Además de la leche y los productos lácteos, existen otras fuentes de calcio como las verduras de hoja verde o las legumbres. Sin embargo, para una correcta absorción de este micronutriente, debe ir acompañado en la alimentación de otros elementos como el fósforo, el magnesio, así como de vitaminas A, C y D

Fósforo

Calcio y fósforo son dos minerales que van de la mano. Se necesitan mutuamente para que el cuerpo saque de ellos todo el rendimiento posible, suelen estar presentes de manera conjunta en muchos alimentos y comparten algunas de sus funciones. Forma parte de los huesos, ayuda a un buen desarrollo de la dentadura y está presente en las paredes celulares, entre otras características. El pescado, la carne, los frutos secos o la leche son fuentes naturales de este nutriente. 

Los vegetales y sus minerales VER GALERÍA

Magnesio

Es otro de los componentes de los huesos y, por tanto, un mineral más a tener en cuenta durante la etapa de crecimiento de los niños. Además de fortalecer la estructura ósea, colabora con el sistema inmunológico y la función muscular. Se encuentra en frutos secos como anacardos o cacahuetes, espinacas, semillas de lino, sésamo o cereales integrales.

Hierro

Este mineral es fundamental para que los glóbulos rojos transporten el oxígeno a las células, dado que es necesario para la formación de la hemoglobina, responsable de esta tarea. Un déficit durante la etapa infantil puede provocar dificultades en el desarrollo neuronal o para el sistema inmunológico. Las carnes rojas y el pescado son excelentes fuentes de hierro. También las acelgas, las espinacas y otras verduras de hoja verde, legumbres como las lentejas y frutos secos como las almendras. Para aprovechar al máximo sus propiedades, no descuides la vitamina C, presente en cítricos, por ejemplo, ya que favorece una mejor absorción de este nutriente. 

Flúor

Presente especialmente en pescados, este mineral es fundamental para el desarrollo de una dentadura sana, su fortalecimiento y el mantenimiento de su esmalte y blancura. Pese a que en el cuerpo se encuentra en pequeñas cantidades, también colabora en el crecimiento de huesos.

Más sobre

Leer más