Juegos en familia para hacer ejercicio al aire libre

Cinco actividades deportivas para hacer trabajar el cuerpo sin renunciar a que los niños se lo pasen en grande.

Conseguir que los niños hagan deporte y se lo pasen bien no es tarea fácil. Los más pequeños pueden aburrirse pronto o quejarse rápido de la actividad física que realizan los mayores, por eso es vital encontrar el equilibrio preciso entre diversión y ejercicio. Para ello, desde Hola.com proponemos cinco juegos diferentes que implican movimiento y, en parte, deporte, en los que puede participar toda la familia. Ideas pensadas para practicarse al aire libre ahora que el buen tiempo se está apoderando del termómetro.

Carrera de cangrejos

Padres e hijos -desde los 4 años- pueden poner en práctica este ejercicio conocido como carrera de cangrejos, que ayuda a mejorar la coordinación y a aumentar el rendimiento de los participantes. Basta con ponerse en una posición similar a la de este animal, sentados en el suelo con las piernas al frente. Elevarse sobre sus brazos y piernas, de manera que el trasero no roce el suelo, y moverse en esta postura de espaldas. La carrera se comienza en la línea de inicio, y se sucede hasta llegar a un punto marcado, con un cono o cualquier objeto, donde habría que dar la vuelta hasta la zona de salida. 

Pisa el globo

Los únicos materiales que se necesitan para llevar a cabo este juego, tan habitual en los cumpleaños infantiles, serán muchos globos. Una vez hinchados, se ata el extremo de una pequeña cuerda al nudo de cada globo y el otro extremo al tobillo de cada jugador. Esta actividad consiste básicamente en aguantar el mayor tiempo posible con él hinchado, evitando que otros lo pisen, mientras intentas pisar los del resto. Quien aguante más tiempo con él intacto, será el ganador. 

Familia patinandoVER GALERÍA

Patinaje

Recorrer la ciudad o el parque sobre las ruedas de unos patines o un patinete resulta más entretenido si se hace acompañado. No son pocas las familias que se apuntan a esta modalidad cada fin de semana, para escapar de la rutina, mientras trabajan su tren inferior y mejoran su equilibrio. Ahora bien, no hay que olvidar las protecciones adecuadas -rodilleras, muñequeras, coderas y casco- para evitar que una caída derive en una lesión posterior. 

Circuito de obstáculos

El clásico circuito puede reinventarse en familia con objetos del hogar como sillas, mesas o toda clase de objetos que hagan las veces de obstáculo. Este juego necesita un espacio amplio para llevarse a cabo con seguridad, puesto que está compuesto por varias pruebas como saltar, rodear, agacharse o arrastrarse. Solo hay que adaptar los retos a la edad de los más pequeños y animarles a que se unan. 

Ejercicio de equilibrio

Si queremos que tanto niños como mayores mejoren su equilibrio, existe una actividad que, además de ser entretenida, no tiene límite en el número de participantes. Eso sí, deben hacerse dos grupos que competirán por la victoria. Lo mejor es que es posible utilizar varios objetos para practicarla y, en concreto, hay dos versiones que se han popularizado con los años. Una de ellas es la de realizar una carrera con un huevo sobre una cuchara de plástico, sostenida con las dos manos a la altura del pecho, que habrá que evitar que se caiga o rompa durante el trayecto. La otra sustituye este alimento por un vaso de plástico lleno de agua, que deberá transportarse con la boca y no deberá derramarse en ningún caso. Para comenzar, es necesario pintar dos rayas en el suelo que corresponden a cada equipo. Estas tendrán la misma distancia pues serán el recorrido por el que deberán caminar quienes participen, sin salirse, hasta llegar a la meta.

Más sobre